Semana Europea del Cáncer de Pulmón

Cáncer de pulmón: una enfermedad altamente evitable

  • El Hospital Macarena ha tratado en lo que va de año a más de 180 pacientes con esta patología, que en el 80% encuentra su origen en el tabaquismo

El tabaco es la causa del 80% de los cáncer de pulmón que se diagnostican. El tabaco es la causa del 80% de los cáncer de pulmón que se diagnostican.

El tabaco es la causa del 80% de los cáncer de pulmón que se diagnostican. / Juan Carlos Vázquez

El cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en todo el mundo, superando la cifra de fallecimientos por cáncer de colon, mama, páncreas y próstata juntos. Cada año, en España se diagnostican más de 20.000 casos, de los cuales tan sólo un 15% sobrevive a los cinco años tras el diagnóstico. Esto se debe en parte a que el 80% se detecta en un estado tan avanzado que ya no se pueden operar.Por ello, durante estos días ha tenido lugar la celebración de la Semana Europea del Cáncer de Pulmón, cuya finalidad es destacar la importancia de prevenir este tipo de cáncer y fomentar la detección precoz. Una efemérides este año marcada por la crisis del Covid-19 y que ha limitado la realización de actividades encaminadas a ese fin.

En Sevilla, el Hospital Virgen Macarena es centro de referencia tanto para la provincia, como para el área de Huelva en cuanto al tratamiento quirúrgico. El centro atiende cada año a más de 500 pacientes con sospecha de padecer esta enfermedad a través de una consulta monográfica en la Unidad de Neumología dirigida por la neumóloga Estefanía Luque y la doctora María Pavón, cuya primera herramienta diagnóstica es la radiografía de tórax. Sólo en lo que va de año, las especialistas han tratado ya a 180 personas con esta patología.

El doctor David Vicente Baz, a las puertas del Hospital Virgen Macarena. El doctor David Vicente Baz, a las puertas del Hospital Virgen Macarena.

El doctor David Vicente Baz, a las puertas del Hospital Virgen Macarena. / M. G.

Los expertos coinciden al afirmar que la mejor estrategia contra el cáncer de pulmón es terminar con el tabaquismo. Este tipo de tumor se diagnostica fudamentalmente en personas fumadoras, e incluso afecta en algunos casos a los fumadores pasivos. Según el jefe de la sección de Oncología Médica del Macarena y coordinador del Plan Integral de Cáncer en Andalucía, el doctor David Vicente Baz, "más del 80% de los cánceres de pulmón se eliminarían acabando con el hábito tabáquico". Un extremo que lleva al especialista a calificar el cáncer de pulmón como una enfermedad "altamente prevenible", pero que "lamentablemente" provoca más de 60 muertes diarias en España.

Otros factores que influyen en su desarrollo, pero en mucha menor medida que el tabaco, son la contaminación ambiental y factores genéticos o moleculares.

Con los datos del presente año en la mano y, según las estadísticas del Observatorio de la Asociación Española Contra el Cáncer, a día de hoy son 4.033 sevillanos los que han fallecido por algún tipo de tumor en la provincia. De ellos, 900 padecían cáncer de pulmón, el 22%. Le sigue, aunque muy de lejos, el cáncer colorectal, con 527 decesos, y ya en tercer lugar el de páncreas, que suma 223 víctimas mortales.

En aras de un diagnóstico temprano, el doctor Vicente Baz aconseja permanecer atento ante ciertos síntomas. "Aunque se trata de un tumor que puede no dar síntomas o en su caso pueden ser confundidos con otras patologías, la presencia de una tos persistente, dolor torácico, esputos manchados de sangre, fatiga, pérdida de peso o sensación de malestar general, sobre todo si se es fumador, debe obligar a consultar con el médico", puntualiza el oncólogo, aunque matiza, "suelen ser signos que aparecen cuando la enfermedad ya está avanzada". 

Según detalla la neumóloga responsable de la consulta especializada en la detección del cáncer de pulmón, Estefanía Luque, uno de los mayores contratiempos es que este tipo de cáncer "en muchos casos su detección puede ser casual mientras los pacientes son estudiados por otras dolencias".

Una vez detectada la enfermedad, para proceder con el tratamiento más efectivo posible, los especialistas solicitan un TAC y una broncoscopia, pruebas habituales para este tipo de pacientes, cuyos resultados son analizados por un comité multidisciplinar compuesta por neumólogos, oncólogos médicos y radioterápicos, radiólogos y personal de anatonomía patológica para determinar la mejor intervención terapéutica para cada paciente.

En el mejor de los casos, si el cáncer es operable, se realiza una intervención quirúrgica. "Es el primer tratamiento y con mayores garantías curativas para un aproximadamente 20% de tumores que se diagnostican localizados", afirma el el doctor Vicente Baz. Por otro lado, aquellos casos más avanzados y en los que la cirugía no es ya posible se aplican tratamientos con quimioterapia o radioterapia, según el estadiaje que presente la enfermedad.

Las terapias dirigidas y la inmunoterapia se han unido a la lista de tratamientos habituales

Junto a estas terapias convencionales basadas en la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, dos nuevas estrategias médicas están revolucionado este campo de la oncología gracias a los avances experimentados en los últimos años. El doctor Vicente Baz pone en valor el uso, por un lado, de las terapias dirigidas y, por otro, de la inmunoterapia que, que si bien no son curativos, sí consiguen prolongar la capacidad de supervivencia. Las primeras consisten en la aplicación de una especie de "tratamiento personalizado". Se trata del uso de fármacos u otras sustancias que bloquean el crecimiento y la diseminación al interferir en los "blancos moleculares", que son células específicas que participan en el avance, el crecimiento y la diseminación de la enfermedad.

Por otro lado, con la inmunoterapia lo que se persigue es desenmascarar las alteraciones que tienen las células tumorales y permitir a las propias defensas del paciente eliminarlas. "Consiste en la aplicación de fármacos que actúan en el organismo para que el propio sistema inmunitario elimine a las células tumorales; es decir, son medicamentos que desactivan el freno, o quitan la máscara de las células tumorales para que el propio organismo, a través de los linfocitos, las reconozca y las elimine", explica el doctor David Vicente Baz.

El hospital tiene en marcha unos 20 ensayos clínicos para diferentes etapas de la enfermedad

Para mantener el desarrollo y conseguir avances en el tratamiento del cáncer de pulmón es importante disponer de estudios con nuevos fármacos (ensayos clínicos) que consigan abrir el abanico de opciones terapéuticas. El jefe de sección de Oncología Médica del Macarena destaca la participación reciente del centro en dos ensayos internacionales que han supuesto nuevas indicaciones para los pacientes "con importantes mejoras en su calidad de vida", así como la puesta en marcha en la actualidad de más de 20 ensayos clínicos que suponen, según destaca el doctor, una "oportunidad" para los pacientes en diferentes etapas de la enfermedad, "no sólo en fase avanzada sino también en otras situaciones clínicas". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios