Ampliación tranvía

Menos carriles para vehículos y más aceras en la ampliación del tranvía

  • IU presenta un conjunto de alegaciones en las que se opone al túnel y reclama que se salven todo el arbolado posible.

La ampliación del Metrocentro hasta la estación de Santa Justa comenzará desde la parada de San Bernardo. La ampliación del Metrocentro hasta la estación de Santa Justa comenzará desde la parada de San Bernardo.

La ampliación del Metrocentro hasta la estación de Santa Justa comenzará desde la parada de San Bernardo. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 9

Salvaguardar la mediana central, disponer de un andén para la plataforma reservada del tranvía, mantener sólo dos carriles para vehículos, suprimir la vía de servicio y los estacionamientos, y ampliar las aceras de San Francisco Javier y Luis de Morales. Esta es una de las alegaciones presentadas por Izquierda Unida al plan especial sobre la ampliación del Metrocentro desde San Bernardo a la estación de Santa Justa.

"Nuestra alternativa permitiría ganar espacio para el peatón con la plantación de nueva arboleda de sombra y mantener los aparcamientos que sean exclusivamente necesarios para carga y descarga, y reservas para personas con movilidad reducida", se detalla en la argumentación titulada como Sección alternativa para San Francisco Javier. Sobre la otra avenida (Luis de Morales) se espera que el gobierno socialista mantenga la mediana como espacio verde y se asuma esa misma alternativa.

Del túnel que servirá para salvar el cruce de Ramón y Cajal hay otra alegación. "Cualquier alternativa de tranvía que no suponga una reducción del espacio privado y un aumento del espacio público del peatón no será una alternativa posible". Daniel González Rojas entiende que el coste de su construcción es muy elevado (tres millones) para ahorrar sólo 12 segundos de viaje en el trayecto del tranvía. Los técnicos defienden que el paso soterrado garantiza su circulación y evita situaciones de colapso derivadas de la confluencia del convoy con los carriles reservados al tráfico privado y el transporte público.

El portavoz señala que en la ciudad existen ejemplos (como el cruce del tranvía con la avenida Menéndez y Pelayo) en los que la circulación es fluida y la incidencia mínima. Para mejorar el radio de giro desde Ramón y Cajal a San Francisco Javier se propone que los dos carriles de la plataforma reservada se ubiquen en la acera Sur, suprimiendo la circulación motorizada entre Viapol y San Francisco Javier, remodelando todo el espacio desde la prioridad peatonal.

Otra alegación destacada es la que hace referencia a las zonas verdes del trayecto de ampliación del Metrocentro. La propuesta consiste en proteger y conservar el mayo número de ejemplares de arbolado. Es más, en sus alegaciones se apunta al precedente de la sentencia del Tribunal Supremo que en el 2000 tumbó la biblioteca levantada por la Universidad de Sevilla en el Prado de San Sebastián, obligando a la Hispalense a restituir los jardines que allí había con anterioridad. Una situación que, según Rojas, podría repetirse con la obra del tranvía prevista, dado que "no se puede edificar sobre una zona verde aunque se mantenga el uso público del suelo".

Izquierda Unida también incide en sus alegaciones en "las múltiples deficiencias" que contiene el plan especial sujeto a exposición pública. Entre ellas, se destacó la "falta de concreción" en la evaluación económico-financiera; el empleo de estadísticas sobre el uso del tranvía de hace más de siete años; o la inclusión de cálculos sobre impacto en la calidad atmosférica correspondientes a otras de otras zonas de la ciudad.

Desde el Ayuntamiento, el director de Movilidad José Lorenzo defendió que no se incumple el PGOU porque "el plan especial de ampliación del tranvía es sólo para definir la plataforma de transporte por la que pasará, mientras lo que plantea IU es un reurbanizar la calle de fachada a fachada". Lorenzo recalcó que "no es ese (un proyecto de reurbanización) el instrumento de planeamiento que está tramitando el Ayuntamiento".

Respecto al túnel subterráneo para el tranvía que contempla el plan especial tramitado, el director de Movilidad defiende su necesidad "porque implica más seguridad, más velocidad comercial de este transporte, y además no genera un punto negro de tráfico" en una avenida como San Francisco Javier calificada como viario principal de la ciudad. La idea del equipo de Juan Espadas es que después del verano este plan especial reciba el visto bueno definitivo para que el proyecto constructivo del primer tramo -hasta Luis de Morales con Luis Montoto- se pueda licitar a finales de este año o principios de 2019. Los cálculos son que el coste de llevar el tranvía hasta Nervión es de 35 millones (27 para la obra y ocho para adquirir vehículos) y a Santa Justa otros 13. Los 48 millones contarán con un plan de financiación a largo plazo que incluya los ingresos que irá generando desde su puesta en funcionamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios