el ave com o motor de cambio en sevilla

"La ciudad ha crecido con el AVE pero no al nivel que tuvo la Expo 92"

  • La conexión Sevilla-Málaga y del arco mediterráneo son retos que debe plantearse Sevilla para los próximos años

  • Debate de profesionales de economía, turismo, tecnología y transportes

Pedro Oliva, Julio Cuesta, Carlos Colón, Manuel Cornax, Fernando Faces, Alfredo Durán y el moderador Rafael Navas. Pedro Oliva, Julio Cuesta, Carlos Colón, Manuel Cornax, Fernando Faces, Alfredo Durán y el moderador Rafael Navas.

Pedro Oliva, Julio Cuesta, Carlos Colón, Manuel Cornax, Fernando Faces, Alfredo Durán y el moderador Rafael Navas. / Belén Vargas

La contribución del AVE a la modernización de Sevilla ha sido indudable y ha permitido el crecimiento de la ciudad y la provincia. Sin embargo, ese crecimiento no ha sido el que se esperaba ni ha llegado al nivel que tuvo la Expo 92. Y entre los retos para los próximos años de la Alta Velocidad se planteó la necesidad de la conexión Sevilla-Málaga y del arco mediterráneo del país.

Éstas fueron algunas de las conclusiones más destacadas en los desayunos de redacción organizados ayer por Diario de Sevilla con seis expertos: Alfredo Durán Alonso (gerente de Servicios Comerciales Sur de Renfe-Viajeros, que condujo a Sevilla el primer AVE en abril de 1992), el economista Fernando Faces (doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao y profesor del Instituto Internacional San Telmo), el ingeniero de Telefónica Pedro Oliva (gerente de Operaciones en el Territorio Sur de Telefónica España), el experto hotelero Manuel Cornax (presidente de la Asociación de Hoteles de Sevilla y Provincia), Carlos Colón (doctor en Historia del Arte en la Universidad de Sevilla, profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla y miembro del Consejo Editorial del Grupo Joly) y Julio Cuesta (presidente de honor de la Fundación Cruzcampo y comisario del XXV Aniversario de la Exposición Universal de 1992). Ejerció de moderador Rafael Navas, director de Diario de Jerez. Es el tercero de los Desayunos de Redacción que organiza el Grupo Joly en Andalucía con el patrocinio de Renfe.

El "orgullo de pertenencia" y acercar territorios son efectos positivos del AVE

Los 1,7 millones de pasajeros que movió el AVE en su estreno en 1992 se han doblado hasta los 3,6 millones de pasajeros de hoy, según los datos que ofreció Alfredo Durán, de Renfe.

El economista Faces fue más allá. "El AVE es un motor, pero no lo es todo. La ciudad ha crecido pero no ha tenido el nivel que tuvo la Expo 92. Estamos mucho mejor pero no lo suficiente. Podemos hacerlo. Se necesita una sociedad civil que empuje y que dé a esa modernidad que trajo la Expo una respuesta adecuada. Los mejores de la sociedad civil se dedican a la empresa". Faces resaltó que el objetivo ahora debe ser estudiar el impacto político y social de la conexión por Alta Velocidad entre Sevilla y Málaga, y del arco mediterráneo del país. Y, dado que Andalucía ha retrocedido a los niveles de renta per cápita que tenía en la década de los años 90, insistió en que el desarrollo de más líneas debe hacerse con números sobre la mesa y con horizonte temporal.

Pedro Oliva, de Telefónica, coincidió en la necesidad de aprovechar la oportunidad de conectar Sevilla y Málaga por Alta Velocidad, ante el alto nivel de infraestructuras de transportes y comunicaciones de ambas capitales que no es frecuente encontrar en Europa. Oliva no lo dijo, pero esa conexión Sevilla-Antequera se empezó a construir por parte de la Junta de Andalucía en virtud de un acuerdo escrito (con el Ministerio) de 2004, pero la obra se abandonó con la crisis y los recortes. El enlace (baipás) del AVE a Málaga y Granada que se plantea a la altura de Almodóvar del Río (Córdoba) acorta el viaje pero no debe ser la solución definitiva.

En este punto del debate se señaló el cambio que ha experimentado Málaga, que ha seguido una dinámica diferente al resto de Andalucía y con una marca distinta a la Costa del Sol: se ha convertido en un centro museístico europeo, gracias en buena parte al liderazgo de su alcalde, Francisco de la Torre, con el apoyo de la sociedad civil malagueña, señaló el presidente de los hosteleros sevillanos, Manuel Cornax. Y agregó Julio Cuesta que el líder es el vértice de una estructura social más amplia que se mueve.

Respecto al efecto positivo del AVE, el "orgullo de pertenencia" que está logrando este transporte que acerca territorios es lo más destacable, sobre todo que "Sevilla se ha convertido en un barrio de Madrid", en opinión de Alfredo Durán, de Renfe.

Pedro Oliva, de Telefónica, recordó la cabina telefónica fija que había en los vagones, hoy sustituida por un servicio wifi con plataforma de contenidos, para incidir en que el AVE supone "un reto de innovación tecnológica continua" y siempre ha sido "el banco de pruebas más exigente" que se sumaba a cada nueva tecnología que salía.

Carlos Colón, miembro del Consejo Editorial del Grupo Joly, abundó en que el AVE representa la llegada a Sevilla de "la verdadera modernidad": Madrid a 2 horas y 20 minutos de Sevilla, muy lejos del interminable viaje que era hasta entonces. Colón recuerda coger el tren a Madrid en Plaza de Armas a las 11 de la noche y llegar a las 8 de la mañana. En suma, la modernidad es "facilitar los procesos que hagan progresar una comunidad" y la mayor tranformación de la forma de vida de los sevillanos. En su opinión, el AVE ha satisfecho las previsiones. Y añadió que esta conexión no sería una realidad de no haber ocupado un sevillano (Felipe González) la presidencia del Gobierno.

Manuel Cornax, líder de los hoteleros sevillanos, recuerda que el AVE permitía coger un vuelo internacional en Barajas y la gente venía a Sevilla a montarse en estos trenes rápidos. Y que, aparte de vertebrar el país y ser motivo de orgullo, para el sector turismo ha sido fundamental porque, si en Sevilla hay muchas convenciones y congresos, es gracias al AVE.

El economista Fernando Faces coincidió en que la modernidad fue el mayor éxito que trajo la Alta Velocidad a Sevilla y a las ciudades del eje andaluz, por encima del aspecto negativo que fue "la falta de rentabilidad financiera", destacada en todos los estudios económicos. A su juicio, el AVE fue "un regalazo" de 5.000 millones de euros, y 74 kilómetros de tren para cada millón de habitantes, con un flujo de viajeros lejos de los 9 millones de pasajeros que marca Europa para la Alta Velocidad.

Julio Cuesta, comisario del XXV aniversario de la Expo, destacó el movimiento comercial que ha generado el AVE, convertido en un símbolo y en aspiración de modernidad. Recordó que otras capitales del mundo no han rentabilizado su Alta Velocidad tras sus exposiciones universales, y que se optó por conectar primero Sevilla con Madrid y dejar Barcelona para años después porque, de ser al revés, el AVE no hubiera llegado a Sevilla. "Fue el resultado de que muchos remamos y fuimos capaces de hacer la hazaña de la Expo 92", declaró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios