Sevilla

Una obra de ocho meses consolidará la estructura de la torre de San Bartolomé

  • Recuperará el cromatismo tras una intervención presupuestada en 200.000 euros.

El estado actual de la parroquia de San Bartolomé, en imágenes El estado actual de la parroquia de San Bartolomé, en imágenes

El estado actual de la parroquia de San Bartolomé, en imágenes / M.J.López

Recuperar el valor patrimonial y significativo de la torre para el barrio de San Bartolomé y para la ciudad. Ése es el objetivo de la restauración que se acometerá en el campanario de la iglesia de este céntrico barrio durante los próximos meses. El Arzobispado y la propia parroquia invertirán más de 200.000 euros en una obra que consolidará la estructura del campanario y que le devolverá todo su cromatismo. En el año 2015, ya se acometieron unas obras de urgencia y se cubrió toda la superficie para evitar desprendimientos a la calle. Los trabajos, de una gran complejidad y minuciosidad técnica, durarán ocho meses.

El proyecto integral de restauración, que abarca todo el exterior, ha sido redactado por la arquitecta María Dolores Robador. Se acometerá por fases según la disponibilidad presupuestaria. Ahora están esperando la licencia de obras para empezar la recuperación de la torre: "La iglesia de San Bartolomé es el gran valor del barrio y la torre es el principal símbolo. El Arzobispado está muy concienciado en recuperar toda su riqueza cromática y en solucionar el mal estado que presentan las fábricas. Hay que consolidar las fracturas y grietas". En una segunda fase, se acometerá la intervención en el resto de la fachada, que presenta desprendimientos de los revestimientos, falta de adherencia y cohesión, zonas de repaso con materiales inadecuados o humedades.

El mal estado de conservación de la torre se debe principalmente a la acción del agua. En los años 50, presumiblemente, perdió el chapitel, aunque no hay ningún documento que certifique el momento exacto en el que desapareció. Este hecho ha provocado la entrada del agua en el interior a través del óculo superior. También presenta grandes pérdidas en los revestimientos y falta de cohesión en los que permanecen.

Tras la intervención, además de subsanar todos estos problemas estructurales, la torre de San Bartolomé volverá a lucir toda la riqueza cromática ahora oculta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios