Sevilla

Los continuos recortes disparan el síndrome del 'médico quemado'

  • El Sindicato Médico de Sevilla constata que la pérdida de poder adquisitivo y la sobrecarga de trabajo 'quema' a los galenos

Comentarios 24

La permanente pérdida del poder adquisitivo, el bloqueo de la carrera profesional, el aumento de pacientes por consulta, la falta de expectativas para progresar, así como las exigencias de los usuarios y del propio sistema han disparado el denominado síndrome del médico quemado. La frustración, el estrés y la ansiedad son problemas crecientes entre los profesionales de la sanidad pública.

Los recortes que comenzaron en 2010 con una reducción en las nóminas de los médicos en torno al 6%, y que no se han frenado, han provocado una merma que en algunos casos alcanza los 1.500 euros al mes. La media en esta pérdida del poder adquisitivo gira en torno a los 400 euros al mes. Según datos del Sindicato Médico de Sevilla (SMS) en los últimos tres años los facultativos han perdido entre el 24 y el 32% de sus sueldos.

Los trabajadores de la sanidad pública se sienten discriminados frente al resto de los empleados públicos. El sueldo base de un médico es de unos 1.090 euros mensuales y el resto de la nómina depende de una serie de complementos variables motivados por las guardias, la penosidad, la dispersión geográfica o la productividad, entre otros. Estos conceptos son precisamente la diana de los recortes que impuso la Junta de Andalucía en 2012, junto a la eliminación de la paga extra.

El Sindicato Médico de Sevilla, la principal central entre los galenos, advierte que otra de las pérdidas, la reducción de la restitución del personal al 10%, provocará, a largo plazo, el desmantelamiento de la sanidad pública. "Si sólo se cubre un puesto por cada diez que se pierden; no sólo se reducirá progresivamente el número de médicos estables en el servicio público, sino que además aumentará el personal laboral al 75%; es decir, la plantilla externizable, lo que facilitará que la sanidad pública esté cada vez más expuesta a la gestión de empresas privada", advierte Rafael Carrasco, presidente de Hospitales en el Sindicato Médico.

La próxima oferta pública de empleo (OPE) anunciada por la Consejería de Salud será para cubrir 915 plazas en Andalucía, de las cuales 119 serán médicos. Para la central de los galenos esta cifra es muy reducida para las necesidades actuales en hospitales y centros de salud. Entre los años 2007 y 2013 en el SAS se han jubilado 5.362 profesionales, de los que 569 son médicos. A esta pérdida en las plantillas por las jubilaciones se suman las ausencias por otros motivos como fallecimiento o bajas por enfermedad, por ejemplo. En la OPE anterior, que se celebró en 2007, salieron 240 plazas de pediatría, mientras que en la oferta actual sólo 16, por ejemplo.

El personal disminuye a medida que la demanda aumenta por el aumento de enfermos crónicos y de la población general. Este desequilibrio se traduce en la sobrecarga de trabajo para los profesionales. "La reposición del 10% provoca el cierre diario de consultas en los centros de salud cuyos pacientes tienen que asumir las citas del resto de los médicos", añade Ángel Tocino, delegado sindical. Esta situación genera tensión en centros de salud y todo ello incide finalmente en el paciente, que comprueba cómo el servicio público de sanidad pierde el compromiso de sus médicos, disminuye la calidad y crecen las listas de esperas, entre otros perjuicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios