Calle Rioja

El convento no cerró: está en los óleos de Duclós

  • Donación. La Orden de San Clemente y San Fernando presentó la séptima carpeta de su proyecto ‘Lugares de Paz y Oración’ destinado a monasterios y conventos de clausura

Teresa Duclós, con Teodoro León, deán de la Catedral, Isabel de León, presidenta de la Academia de Bellas Artes, y José Molina, director del proyecto. Teresa Duclós, con Teodoro León, deán de la Catedral, Isabel de León, presidenta de la Academia de Bellas Artes, y José Molina, director del proyecto.

Teresa Duclós, con Teodoro León, deán de la Catedral, Isabel de León, presidenta de la Academia de Bellas Artes, y José Molina, director del proyecto. / Juan Carlos Muñoz.

LUGARES de paz y oración. El proyecto de unir la palabra y la pintura por una hermosa causa, dar a conocer y mitigar el deterioro de los conventos de clausura, ha llegado a su séptima edición. El poeta Víctor Jiménez y el periodista Juan Miguel Vega han tenido el privilegio de acompañar en este viaje a la pintora Teresa Duclós, cuya interpretación pictórica del convento de Santa María del Socorro es un grito cargado de silencio.

Silencio literal porque, remisa a hablar en público, la pintora delegó en Isabel de León, marquesa de Méritos y presidenta de la Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría, para que leyera en su nombre unas notas en las que mostraba su gratitud por participar “en algo tan espléndido y poco habitual”.La iniciativa partió de la Orden de San Clemente y San Fernando que preside Antonio María González-Pacheco. El proyecto lo dirige José Molina. Cuando lleguen a las diez carpetas –la próxima edición será para el monasterio Nuestra Señora de Jesús– todos los fondos quedarán expuestos en un monasterio.

Los cuadros de Teresa Duclós, los sonetos de Víctor Jiménez y el bello texto de Juan Miguel Vega, que da en la diana –“muchos sevillanos añoran una Sevilla sin haberla conocido”– tienen un regusto amargo. Como en los anteriores proyectos, visitaron el convento o monasterio al que irían destinados los fondos obtenidos con la venta de las carpetas.

El convento de Santa María del Socorro habría llegado al medio milenio en 2022. Se fundó el mismo año que regresó la nao Victoria, pero naufragó el año pasado. Tuvieron que cerrar sus puertas y las cuatro monjas de clausura están en un convento concepcionista de Mairena del Aljarafe.

Se inauguró una exposición con las siete paradas monásticas o conventuales: San Clemente (dibujos de Luis Manuel Fernández, texto de Antonio García Barbeito); Santa Paula (Concha Ybarra, Aquilino Duque), Las Teresas (Javier Buzón, Lutgardo García y Aurora Flores); Madre de Dios (Carmen Laffón, Juan Lamillar); Santa Inés (José Luis Mauri, Jacobo Cortines); San Leandro (Daniel Bilbao, Juan Villa y Alberto García Reyes).

El acto lo contextualizaron un historiador de la Literatura, Miguel Cruz Giráldez, y uno del Arte, Jesús Palomero, que vio en el “más es menos” el nexo entre el minimalismo de la Casa Duclós, obra de Josep Lluis Sert, y el darse a los demás de las monjas del Socorro que se fueron sin pedir auxilio. Bendijo la exposición Teodoro León, vicario y deán en la antigua academia de pintura que fundara Murillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios