Sevilla

Sevilla se prepara para el cierre de los colegios por el coronavirus

Alumnos de los Padres Blancos llegando al colegio.

Alumnos de los Padres Blancos llegando al colegio. / José Ángel García

"Desde el miércoles están viniendo la mitad de los alumnos". Así resume María Ángeles de la Cueva, directora de la guardería Elite College, la situación que se vive en este centro de educación infantil del centro de Sevilla. Es uno de tantos que cerrarán sus puertas durante dos semanas para evitar la expansión del coronavirus por orden del Gobierno andaluz, aunque "oficialmente no nos han dicho nada por Séneca", el sistema informativo de la Consejería de Educación.

De la Cueva cuenta que los padres de sus pequeños alumnos están "indignados con que no se hubiera tomado la medida antes", así como sus trabajadores, a los que ha dado 15 días de vacaciones. Si pasadas dos semanas no se reabrieran las aulas, tendría que hacer un Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE) y sus empleados irían al paro. Los padres son otros actores principales en esta situación, que ocurre en pleno proceso de matriculación del próximo curso. "Además tienen que seguir pagando porque en el contrato de escolarización de sus hijos se contemplaba esta situación de pandemia", concluye. Aún así, la actividad no cesa en esta guardería, que ofrece desde ya un servicio de canguro a domicilio.

"Suele haber 50 personas y hoy hay 10"

José Manuel Mendoza, director pedagógico de Infantil y Primaria de los Padres Blancos, ofrece datos sobre la asistencia de alumnos hoy viernes 13, un día después del anuncio de Juanma Moreno y con el cierre de colegios en el horizonte del lunes 16: "en Infantil ha venido un 50% y en Primaria un 35%". Revela que "los padres aceptan las decisiones y su temor aumenta conforme más pequeños son sus hijos".

EL colegio Sor Ángela de la Cruz en la mañana del viernes 13 de marzo. EL colegio Sor Ángela de la Cruz en la mañana del viernes 13 de marzo.

EL colegio Sor Ángela de la Cruz en la mañana del viernes 13 de marzo. / Antonio Pizarro

La interrupción de clases en este centro también ha afectado a las actividades extraescolares y a una de sus semanas más importantes a nivel deportivo y cultural: las Olimpiadas de San José, patrón del centro. Por ello, Mendoza espera que "se vayan dando pasos y vayamos sabiendo qué hacer con los planes de estudio previstos y el proceso de escolarización que está en marcha". Finaliza aludiendo a la carta que han enviado a toda su comunidad educativa, en la que "se llama a la calma y a tomar precauciones".

La suspensión de clases y el cierre de centros educativos afecta desde las guarderías hasta más allá de la universidades, puesto que en sus bibliotecas se dan cita diariamente cientos de opositores. Alfonso y Ángel son dos de habituales de las largas jornadas de estudio en el Rectorado. "Suele haber 50 personas y hoy hay 10", comentan preocupados en la puerta del edificio que da a la calle San Fernando. "Hoy hay menos alumnos y turistas por aquí", añaden mientras se preparan para trasladar su rutina académica a sus hogares. "Mi preparador me ha dicho que no hay suspensión oficial de mi examen de mayo, pero que esté atento por lo que pueda pasar", termina uno de ellos.

"Lo único que sabemos es que los alumnos no vienen a partir del lunes"

En Heliópolis la situación es parecida. Manuel José Anguita, director del IES Punta del Verde, informa de la asistencia hoy de "todo el profesorado y el 60% del alumnado". Este centro tiene más de un millar de alumnos y más de un centenar de profesores, destacando su intensa actividad de tarde con clases para adultos.

Anguita, que agradece el "apoyo y confianza" de la asociación de madres y padres del centro, revela que "hay bastante confusión porque lo único que sabemos es que los alumnos no vienen a partir del lunes", aludiendo a la "falta de instrucciones por parte de la Consejería de Educación". Aún así, preparan todo el material en plataformas virtuales como Google Classroom "para que afecte lo menos posible al curso", aunque este se acerque al periodo de evaluación, Selectividad y a las prácticas en empresas de alumnos de Formación Profesional (FP).

Esta interrupción de las clases presenciales espera el director del centro público sevillano que también sirva para "volver mejor de lo que nos vamos". Alude a la falta de Personal Técnico en Integración Social (PTIS) que sufre el centro "desde hace exactamente tres meses". Y cree que estas semanas pueden "servir para que todos reflexionemos". Un rayo de optimismo en una frenética jornada de adaptación de la comunidad educativa de Sevilla a la nueva situación que comienza el lunes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios