Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Voluntarios

Una sevillana voluntaria, atrapada en Ecuador por el estado de alarma del coronavirus

Una sevillana voluntaria, atrapada en Ecuador por el estado de alarma del coronavirus

María Dolores Loro Padilla -a la que conocen como Mariló- es una joven de 32 años, natural de Gerena (Sevilla), que se ha quedado atrapada en Ecuador, junto con otras siete compañeras, por el estado de alarma decretado ante el contagio del coronavirus

La situación que viven estas voluntarias las obliga a estar recluidas en un hotel de Guayaquil, de cuyo aeropuerto tendrían que haber salido hacia España este viernes, pero la decisión de la alcaldesa de esta ciudad ha roto con las previsiones de las jóvenes, que ahora tendrán que esperar otra solución en un país con escasas medidas higiénicas frente al Covid-19 y cuando los recursos económicos de los que disponen se les agotan. 

Todas forman parte de un amplio grupo de voluntarios sanitarios -integrado por enfermeros, médicos y farmacéuticos- que viajaron a Ecuador a prestar ayuda social en febrero. Están repartidos por todos el país. "Algunos ya consiguieron salir, pero en nuestro caso son ya varios los vuelos que nos han cancelado desde el domingo", explica Mariló. 

Ahora mismo se encuentran en Guayaquil, una ciudad portuaria de Ecuador desde donde tenían previsto regresar a España en un vuelo programado mañana, 20 de marzo. "Aunque la compañía no nos ha puesto las cosas fáciles desde un principio para realizar el cambio de vuelo, en este caso ha sido la alcaldesa de Guayaquil la que ha impedido que el avión aterrizara", abunda esta joven sevillana, quien detalla que la regidora de la ciudad no estaba de acuerdo con que la tripulación pernoctara allí "por riesgo de contagio". 

"La situación que vivimos es muy complicada, puesto que las movilizaciones dentro del país están restringidas", refiere Mariló. "Nos comentan la posibilidad de salir desde el aeropuerto de Quito, aunque no nos garantizan nada. Estamos en la otra punta del país y no podemos llegar de ninguna forma, porque ni siquiera hay transporte público", añade. 

Tampoco en los consulados reciben solución: "Sólo nos dicen que hay que esperar y que tengamos calma. No están haciendo demasiado". 

Un problema que se agrava conforme pasan los días. El dinero en efectivo se les acaba y allí resulta complicado el uso de las tarjetas de crédito.

Por si fuera poco, el riesgo de contagio es más elevado en Guayaquil. "Es la ciudad del país donde más casos hay. El riesgo de contagios al que estamos expuestas es muy elevado, ya que las medidas higiénicas son escasas", alerta esta joven, que espera con angustia alguna respuesta de las autoridades españolas para que junto a sus compañeras pueda salir cuanto antes de Ecuador.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios