Sevilla

La crisis eleva la morosidad en las comunidades de vecinos un 5%

  • Pagan con dificultad los que viven en edificios nuevos con altas hipotecas · Hasta ahora los impagos eran del 10%

Comentarios 12

La crisis de las hipotecas está elevando el número de vecinos que no pagan o retrasan el pago de las cuotas mensuales en las comunidades de propietarios. El colegio de administradores de fincas de Sevilla y provincia cifra en un 5 por ciento el aumento de la morosidad en las 125.000 viviendas que gestionan sus profesionales, que llevan el control de la mitad de los 264.000 pisos que integran el parque sevillano de viviendas.

Rafael del Olmo, presidente del colegio, aclaró ayer que desde 1999 la morosidad venía afectando a un 10 por ciento de las comunidades gracias a la nueva ley de propiedad horizontal -que rebajó a la mitad este tipo de incidencias-, pero con la crisis hipotecaria ese porcentaje sube al 15 por ciento. Esta situación se da sobre todo en las viviendas más nuevas debido a las elevadas hipotecas que deben pagar sus dueños, según explicó Juan Antonio Fernández Medina, vicepresidente primero del colegio, quien añadió que otra consecuencia de la crisis es que se constituyen al año varios cientos menos de comunidades de vecinos que antes.

En rueda de prensa, los administradores de fincas mostraron su preocupación por la avalancha de inspecciones técnicas de edificios (de 75 a 50 años y de 50 a 25 años de antigüedad) de barrios enteros que tendrán que gestionar los colegiados entre junio de 2009 y 2011, sobre todo por el gasto económico que tendrán que afrontar las comunidades para poner al día sus edificios. La normativa municipal obliga a renovar las instalaciones eléctricas antiguas, revisar la seguridad de los elementos de fachada, y acabar con las filtraciones so pena de multas de 600 a 3.000 euros. Del Olmo asegura que sus colegiados aconsejarán a los vecinos que inicien las obras más costosas con un año de antelación con vistas a fraccionar los pagos en plazos en más meses y no esperar a que el Ayuntamiento les obligue a hacerlo en menor plazo.

Otra de las cuestiones que preocupa a los administradores de fincas es la escasez de comunidades con contadores individuales de agua (sólo un 5% lo tienen) debido, según Del Olmo, al "parón" que sufrió hace años la campaña de difusión y financiación de este dispositivo por parte de Emasesa y al "bulo que se extendió entre los vecinos de que con el contador individual se pagaba más". Según el colegio, el gerente de las empresas municipales (Manuel Marchena) está buscando una solución más eficaz y moderna para financiar estos contadores individuales con una fórmula ventajosa para los vecinos, ahora que sólo se necesita la mayoría cualificada de la comunidad para su instalación. El Ayuntamiento defiende este modelo de contadores por pura ecología, ya que el consumo de agua se reduce entre un 20 y un 25 por ciento con los aparatos individuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios