Educación La oposición alerta de las deficiencias ante el arranque del próximo curso

El curso empezará con el 75% de los colegios con alguna obra en ejecución

  • El PP denuncia que 65 de los 87 centros públicos de Infantil y Primaria que hay en Sevilla no estarán arreglados antes del 10 de septiembre · Advierte de la posible falta de seguridad

Comentarios 4

De los 87 colegios públicos de Infantil y Primaria que hay en Sevilla, 75 están de obras y se calcula que un total de 65 continúen con las reformas una vez comenzado el curso escolar. La concejal del PP en el Ayuntamiento, Amidea Navarro, pidió ayer las máximas condiciones de seguridad para estos menores, "puesto que los niños que vayan a estos colegios, tendrán que convivir con el peligro que conllevan estas obras en su centro". El pasado mayo comenzaron las reformas en estos centros públicos, con un plazo de ejecución de "uno a ocho meses", confirmó la concejal, quien afirma que le preocupa que estas obras repercutan en el rendimiento de los menores que "pueden estar hasta diciembre con las obras".

La edil explicó que su partido está "absolutamente de acuerdo con las reformas, pero queremos que se lleven a cabo sin retrasos, con la mayor seguridad y que los colegios queden totalmente limpios después de estas reformas". La concejal popular visitó el pasado año las obras del colegio Benjumea Burín, en el que encontró "muchísimas cucarachas y el material didáctico lleno de polvo y en un estado lamentable, y todo ello cinco días antes del comienzo de curso". Comentó que a su partido le inquieta que este año "ante tal zafarrancho de obras, los colegios luego estén como el Benjumea Burín", y exigió las máximas condiciones de seguridad y limpieza para los menores.

Amidea Navarro aclaró que su grupo lleva dos años realizando un censo en el que recogen las necesidades de los colegios públicos y lamentó que los colegios de Sevilla se encuentren "en un estado lamentable". La concejal criticó que en diez años de gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín "haya colegios que llevan hasta diez años sin pintarse", y concretó que esto ocurre porque "el alcalde no se preocupa lo más mínimo de lo que ocurre puertas adentro de los colegios". La edil pidió que dentro de las obras se incluya la eliminación de las pintadas y graffitis y la reparación de los destrozos, grietas, humedades, desconchones, materiales e instalaciones deportivas con desperfectos.

El informe del Defensor del Cuidadano al respecto, según la edil del PP, corrobora su denuncia. En dicho documento se dicta lo siguiente: "El Ayuntamiento de Sevilla debería hacer un mayor esfuerzo para adecuar el nivel de calidad de los centros de Infantil y Primaria". La misma concejal explicó que el mantenimiento de los colegios públicos de Infantil y Primaria es responsabilidad la Delegación de Edificios Municipales, "que la Junta pasó al Consistorio", añadió. Expuso que, según los datos ofrecidos por el gobierno municipal, el periodo de duración de las obras comprende de uno a tres meses, aunque "hay obras que se extenderán hasta ocho, con la preocupación que ello conlleva para los padres y tutores".

Sin embargo, en el colegio Padre Manjón los padres colocaron una pancarta preguntando por los 486.000 euros que les prometieron para llevar a cabo la mejora de las instalaciones del centro de enseñanza Infantil y Primaria. El recorte en los presupuestos de la Delegación Provincial de Educación es el causante de que los alumnos de este colegio tengan que estudiar, al menos hasta 2010, dentro de unas aulas que no se adaptan a las exigencias de la propia Consejería de Educación.

Desde que este colegio se abriera como centro educativo en 2004, la asociación de padres y madres de alumnos (AMPA) lleva pidiendo la intervención de la Junta y el Consistorio para adecuar sus añejas instalaciones a las actuales necesidades educativas. El colegio está obsoleto y con muebles con desperfectos. La intervención más urgente consiste en la sustitución de las ventanas que no se adecuan a las medidas de seguridad. Los ventanales, muchos de ellos con cristales rotos, se abren hacia dentro de la clase y están situados a la altura de la cabeza de los menores, lo que ha provocado ya más de un accidente. A ello se le suma la utilización de espacios que en principio no fueron concebidos para aulas, sino como servicios auxiliares. Éste es el caso de la biblioteca, la sala de profesores o la cafetería de los que la comunidad educativa tuvo que prescindir para dar cabida al alto número de alumnos que recibían clases mientras se rehabilitaba el Macarena (Altos Colegios). Al menos los padres cuentan con el compromiso de la Delegación de Edificios Municipales de instalar este verano el sistema de calefacción en las aulas del centro, una mejora que se venía exigiendo desde hace cinco años que se abrió el colegio.

Amidea Navarro declaró que una de las mayores peticiones que recogen, "tanto de los directores de los centros como de los padres de los alumnos, es que se contrate personal de sustitución en la portería de los colegios". La edil popular justificó esta petición por el alto número de robos que se producen en los centros escolares "cuando el portero falta o está de baja, pues no se contrata a otro y el puesto se queda vacío". Navarro aprovechó la ocasión para pedir al delegado del distrito Este, Joaquín Díaz, que "cumpliese su palabra de retirar las 399 papeleras" que prometió la familia del menor fallecido al quedarse atrapado en una de ellas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios