Sevilla

La defensa cuestiona los pinchazos

  • Los abogados restan trascendencia a la conversación en la que el hermano del asesino le aconsejaba a éste que no dijera "nada" · Javier Delgado recurre su encarcelamiento al estimar que no hay pruebas suficientes

Comentarios 6

La defensa de los principales imputados en el asesinato de Marta del Castillo cuestionan algunas de las llamadas y conversaciones telefónicas intervenidas que la Policía esgrime como pruebas del delito y de la implicación de los sospechosos.

La Policía tenía intervenidos los teléfonos de los cuatro jóvenes que están privados de libertad desde los primeros momentos de la investigación. En una de las conversaciones, Javier Delgado Moreno intenta tranquilizar a su hermano Miguel Carcaño Delgado, el asesino confeso. "No digas nada que la Policía no tiene nada", refleja la transcripción de uno de los diálogos entre Javier y su hermano.

Esta frase, que para los investigadores demuestra que ambos estaban en presunta connivencia, no tiene una gran trascendencia para las defensas. El titular del juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, preguntó directamente a Javier Delgado sobre esta escucha en el transcurso de la declaración que prestó ante el magistrado, pero el detenido aseguró que no recordaba haber pronunciado esta frase, en primer lugar, y a continuación explicó que, en el supuesto de que así fuera, estaba hablando en un sentido general y utilizando "una frase hecha".

El abogado Antonio Jiménez Almagro, cuyo bufete defiende a los dos hermanos imputados, confirmó ayer a este periódico que ha presentado un recurso contra el auto de prisión dictado para Javier Delgado Moreno, en el que solicita su puesta en libertad al estimar que no hay pruebas suficientes más allá del testimonio del menor de edad que está imputado por un delito de encubrimiento y que, según explicó, "es muy influenciable" de acuerdo con los testimonios de las personas que lo conocen.

El juez otorgó gran credibilidad al testimonio de este adolescente porque expuso los hechos con la "frescura, sosiego y los detalles propios de quien dice la verdad" y sin intención de exculparse a sí mismo o de culpar al hermano de su mejor amigo. El menor afirmó que, cuando llegó a la vivienda de la calle León XIII, el hermano de Miguel Carcaño le amenazó diciéndole que algo muy grave le pasaría a su familia si contaba lo que había visto.

Antonio Jiménez insistió en que, aparte de la incriminación que realiza este menor, no hay ninguna prueba contra el hermano del asesino confeso. Javier Delgado, que está encarcelado desde el pasado jueves, no entiende "por qué está en prisión". El letrado añadió que las tres llamadas realizadas a su novia la tarde del 24 de enero desde el domicilio de la calle León XIII, donde se produjo el asesinato de Marta del Castillo, tampoco prueban, en su opinión, que Javier Delgado estuviera en la vivienda en el momento del crimen. Esas llamadas son breves y, entre todas, representan algo más de cuatro minutos de duración.

La defensa no ha recurrido el auto de prisión en el caso de Miguel Carcaño, el joven de 19 años que confesó el asesinato de Marta del Castillo. Tras la confesión, una petición de libertad no tendría ningún sentido.Tampoco se ha pedido la libertad del menor de 15 años que se encuentra internado en un centro cerrado desde la semana pasada y cuya causa por encubrimiento está tramitando un juzgado de Menores de la capital andaluza.

Las defensas están a la espera de que el juzgado les entregue las fotocopias con los ocho volúmenes y 1.400 folios que acumulan ya las actuaciones judiciales por el crimen de Marta del Castillo. La instrucción de la causa judicial continúa adelante y esta misma semana el juez tiene previsto llamar a declarar a otras tantas personas en calidad de testigos.

La Policía Nacional ya anunció tras el levantamiento del secreto de sumario que el caso aún no estaba cerrado y que no descartaba que se tomaran nuevas declaraciones a otras tantas personas.

El jefe superior de Policía de Andalucía Occidental, Enrique Álvarez Riestra, confirmó que aún queda por hacer un ingente trabajo de análisis operativo y procesamiento de pruebas, con la finalidad de poner a disposición del juez cuantas pruebas e indicios puedan recopilarse para que se pueda administrar justicia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios