Sevilla

Trece detenidos por un fraude de cuatro millones a la Seguridad Social en Sevilla

  • Los sospechosos crearon empresas pantalla para ocultar el verdadero balance económico

Una oficina de la Seguridad Social en Sevilla. Una oficina de la Seguridad Social en Sevilla.

Una oficina de la Seguridad Social en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

La Policía Nacional ha detenido a trece personas e investiga a otras tres como autores de delitos contra la Seguridad Social en la provincia de Sevilla, ya que presuntamente defraudaron 4 millones mediante la creación de grupos fraudulentos de empresas y la instauración de sucesiones empresariales opacas.

Los investigados, para transferir las ganancias de las empresas deudoras y ocultar su verdadero balance económico, implantaron sociedades patrimoniales, ha informado la Policía Nacional en una nota.

En todas las empresas existe una misma unidad de dirección, actuaban bajo las órdenes de un mismo administrador, quien las gestionaba y dirigía desarrollando la misma actividad, como si de una sola empresa se tratara.

Además, se produce un elevado trasvase de trabajadores de unas sociedades a otras del grupo, según las necesidades de cada una de ellas.

La gran mayoría de las sociedades investigadas superaron la cuantía del delito económico contra la Seguridad Social (50.000 euros en 4 años), incluso superando la cantidad de 120.000 euros (tipo agravado).

Los responsables cometieron otros delitos de frustración de la ejecución mediante sucesiones empresariales, intentando que la deuda mantenida por una empresa no pasara a la empresa sucesora.

El grupo actuaba de forma coordinada con una auténtica caja común, ya que si alguna de las empresas del grupo tenía la cuenta bloqueada, los servicios prestados por dicha entidad eran facturados por cualquiera de las otras empresas del grupo que no tuviera esos problemas, conducta con la que conseguían eludir los embargos procedentes de la Tesorería General de la Seguridad Social.

El caso más llamativo es el de los cuatro responsables de un grupo empresarial, que crearon una red de sociedades, algunas con aparente actividad y otras no, en las que figuraban testaferros que voluntariamente iban accediendo a las peticiones que los verdaderos responsables necesitaban en cada momento para poder continuar con sus labores empresariales fraudulentas.

Los fraudes sumaban impagos de seguros sociales, impagos del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), impagos del IVA, impagos a proveedores y suministros, todo esto "en connivencia con los auténticos responsables de la trama".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios