Sevilla

El juez deja en libertad a dos georgianos que desvalijaron 50 viviendas

  • La Policía les intervino 19 ganzúas con las que abrían las puertas y trozos de plástico que eran usados como testigos.

Un fotógrafo toma imágenes del material intervenido en una operación contra la mafia georgiana. Un fotógrafo toma imágenes del material intervenido en una operación contra la mafia georgiana.

Un fotógrafo toma imágenes del material intervenido en una operación contra la mafia georgiana. / josé ángel garcía

Comentarios 2

Un juez de Sevilla ha dejado en libertad con cargos a dos ciudadanos georgianos que presuntamente cometieron medio centenar de robos en viviendas. A estos dos delincuentes se les considera los responsables del repunte de los robos en domicilios en el segundo trimestre del año en la capital. En este periodo estos delitos han crecido por encima del 10% en relación con la misma época del año anterior.

Los dos detenidos son dos hombres de 54 y 46 años de edad que se dedicaron a robar en pisos de los distritos de Sevilla Este, Nervión y Macarena. Para abrir las puertas de las viviendas utilizaban ganzúas. La Policía les intervino hasta 19 ganzúas de diferentes tamaños. Antes de entrar en los pisos, marcaban las viviendas con testigos, generalmente pequeños trozos de plástico transparentes, para saber si en el interior estaban los moradores o éstos se encontraban fuera. Solían robar los fines de semana y por la noche, y sustraían principalmente dinero en efectivo y joyas.

Una mujer que se extrañó al ver un trozo de plástico colocado en su puerta llamó al 091. La Policía pidió a la vecina que no tocase el plástico y se marchase de la vivienda, y estableció un dispositivo para capturar a los ladrones, ante la certeza de que éstos regresarían al domicilio para comprobar si seguía puesto el testigo y, si así era, entrar en él.

Los delincuentes colocaban estos trozos de plástico transparentes entre la puerta y el marco, a diferentes alturas en el lado de las bisagras, según informó este miércoles la Jefatura Superior de Policía en una nota de prensa. De esta manera, los ladrones dejaban los testigos y se marchaban para regresar en unas horas o al día siguiente. Si el testigo seguía puesto, era señal de que la vivienda estaba deshabitada, por lo que comenzaban a manipular las cerraduras con ganzúas.

Una mujer llamó al 091 al comprobar que en su puerta habían colocado un plástico

Tras la llamada de la mujer alertando de que los pedazos de plástico que había en su puerta, la Policía desplazó hasta el lugar de los hechos al Grupo de Robos, que montó una vigilancia sobre la vivienda. Doce horas después de la llamada, los policías observaron la llegada de dos individuos que, agachados, manipulaban la cerradora con varias ganzúas. Los dos sospechosos fueron detenidos. Además de las ganzúas se les intervinieron otros trozos de plástico que eran utilizados no sólo como testigos, sino también para abrir puertas mediante el método del resbalón. También llevaban linternas y otros útiles para cometer los robos.

Estas técnicas son propias de la mafia georgiana, especializada en los robos en domicilio, y que cuenta con una estructura perfectamente definida a nivel europeo. Se trata de la organización conocida como Kanonieri Kurdu, formada por personas que no tienen domicilio estable, sino que se desplazan de ciudad en ciudad para entrar a robar en domicilios, generalmente aprovechando los periodos vacacionales.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios