Sevilla

Dos directivos del Sevilla reconocen el uso de las cuentas del club para "gastos personales" pero niegan irregularidades

  • Aseguran que la creación de las cuentas se remonta a 1998 y nacieron para que el club recibiera aportaciones "en momentos de dificultades económicas" de la entidad

Llegada del director general del Sevilla, José María Cruz, a los juzgados. Llegada del director general del Sevilla, José María Cruz, a los juzgados.

Llegada del director general del Sevilla, José María Cruz, a los juzgados. / Juan Carlos Vázquez

El director general del Sevilla José María Cruz y el director de Administración y Finanzas del club, Javier Cano Navas, han reconocido este viernes ante la juez de Instrucción número 11 de Sevilla, Cristina Loma, que investiga al presidente del Sevilla Fútbol Club, José Castro, por presuntas irregularidades en el uso de la cuenta que tiene en la entidad, que en esa cuenta y en las que disponían otros socios se cargaron "gastos personales" pero han negado cualquier irregularidad o ilegalidad en las mismas.

El director general y el responsable de finanzas del Sevilla estaban citados a declarar como testigos en el marco de la denuncia presentada por la Fiscalía contra el presidente del club, José Castro, por delitos de administración desleal y falsedad documental y a quien el Ministerio Público acusa de haber dispuesto "en su propio beneficio" de diversas cantidades de dinero por un importe global de 118.629,12 euros que, no obstante, ya han sido devueltas a la entidad.

Según han explicado fuentes del caso, los dos directivos han explicado que este tipo de cuentas se crearon en 1998 con finalidad de recibir de los socios "aportaciones en momentos de dificultades económicas" del Sevilla, llegando a precisar que el club llegó incluso a adeudar a José Castro más de 600.000 euros en torno al año 2004 en virtud de esas aportaciones realizadas por el actual presidente de la entidad. Y por el contrario, pudo darse una situación en la que Castro debía al club sobre 300.000 euros.

Por esas aportaciones, los socios nunca recibieron dinero y cuando la situación económica del Sevilla dichas cuentas se mantuvieron como una especie de "cuentas corrientes para fines privados".

Se estima que puede haber en torno a unas 15 cuentas de personas del consejo de administración, algunos socios destacados y altos ejecutivos, pero "nunca" ha habido ningún impago ni ningún problema, han destacado las mismas fuentes.

Las fuentes indicaron que la utilización de esas cuentas es "absolutamente normal", dado que estaban contabilizadas, recogidas en el libro mayor y perfectamente auditadas. De hecho, los testigos han señalado que dos auditorías de cumplimiento no han puesto ningún reparo al funcionamiento de esta cuentas.

La regulación de la utilización de estas cuentas no se produjo hasta el 11 de septiembre de 2017, cuando el consejo de administración aprobó un protocolo escrito sobre el funcionamiento de las mismas, algo que los testigos han enmarcado en la regulación que el club ha venido haciendo en los últimos años de aspecto como la junta de accionistas, el consejo de administración, el código ético o la transmisión de acciones.

La denuncia del Ministerio Público explica en el relato de hechos que el presidente del Sevilla mantenía esa cuenta, que es "una especie de cuenta de débito, con su correspondiente reflejo en el libro mayor de la sociedad, a través de la cual disponía de fondos del club para sus atenciones personales".

De acuerdo con la denuncia presentada por el abogado Agustín Martínez Becerra, propietario de dos acciones del Sevilla, y tras el examen de la cuenta, la Fiscalía detectó entre los años 2013 y 2017 "distintas extracciones de dinero sin justificación alguna". El Ministerio Público cita expresamente una transferencia a una sociedad de la que José Castro es gerente-administrador por importe de 50.000 euros, realizada el 10 de junio de 2015, así como distintos gastos por "viajes, al parecer de tipo personal", siendo llamativo para la Fiscalía un cargo de 34.228,12 euros de un viaje a Santo Domingo -fechado el 17 de marzo de 2014-; otro viaje al mismo destino por importe de 4.401 euros el 1 de octubre de 2014; y otras extracciones de dinero "sin indicación de su destino" por un importe aproximado de 30.000 euros, según recoge la denuncia de la Fiscalía.

En total suman esos más de 118.000 euros, unos cargos en dicha cuenta que la Fiscalía considera que "exceden de lo que podría ser una práctica lógica y consentida por gastos de representación atendida a su condición de presidente de la sociedad deportiva".

Castro devolvió el dinero mediante dos cheques el 15 de septiembre de 2017 y según la Fiscalía "no existe constancia" de que haya un acuerdo de la junta de accionistas o del consejo de administración de la sociedad sobre la "existencia y régimen de funcionamiento de estas cuentas de socios, si bien el propio consejo de administración de la entidad deportiva, con fecha 11 de septiembre de 2017, aprobó un protocolo escrito sobre el funcionamiento a partir de esa fecha de tales cuentas".

En cualquier caso, sostiene el Ministerio Fiscal, los movimientos de la cuenta del denunciado "van mucho más allá de lo permitido en el acuerdo tácito de la existencia de tales cuentas, pensadas quizás para gastos de directivos en desplazamientos del club, compras de material deportivo, regalos, etcétera, en la tienda oficial, ya que existen auténticas disposiciones de dinero ajenas a cualquier actividad relacionada con el club o con gastos de desplazamiento o representación".

Los dos testigos también han descartado irregularidades en la transmisión de unas acciones a José Castro, asegurando que las mismas son correctas. Una de las transmisiones de las acciones de un fallecido fue realizada por una persona a la empresa Sevillistas de Nervión y esa persona la había recibido con anterioridad de otra y según las fuentes consultadas podría faltar el libro de familia. Otras 23 acciones fueron vendidas en dos paquetes, uno a José Castro y el segundo a otra persona, si bien podrían haber estado inscritas por error durante algún tiempo al presidente del Sevilla.

La Fiscalía de Sevilla tiene actualmente abiertas otras dos diligencias de investigación al ex presidente José María del Nido y a su hijo Miguel Ángel del Nido. Al primero se le investiga igual que a José Castro por el uso de su cuenta en el club, mientras que en las diligencias abiertas a Miguel Ángel del Nido, que es un empleado del Sevilla, en concreto, responsable del área "Control de gestión", se investiga si éste ha podido ser el responsable de la filtración de la documentación que ha servido como base para que un accionista del club, el abogado Agustín Martínez, denunciara al actual presidente, José Castro, por el uso de la cuenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios