Sevilla

Detenidos los 16 miembros de una organización dedicada al tráfico de marihuana

  • Entre los arrestados se encuentra el cabecilla del entramado criminal, que utilizaba como centro neurálgico su vivienda ubicada en Las Tres Mil Viviendas

  • Se han incautado 2.500 plantas de esta droga

La Policía Nacional ha desarticulado una organización criminal, cuyo objetivo principal era el negocio ilegal de marihuana y se ha saldado con la detención de 16 personas y la incautación de 2.500 plantas de esta droga, dentro de la denominada Operación León, que se inició en junio pasado.

Esta organización criminal, estaba formada por distintas tramas, cada una de ellas con unas funciones delimitadas: una de origen francés, que se desplazaba desde Francia a Sevilla con el objetivo de comprar marihuana para posteriormente venderla en Francia y otros países europeos. Otras dos, una de origen dominicano y otra española, dedicadas dar "vuelcos", práctica delictiva que consiste en arrebatar violentamente a otro narcotraficante la sustancia estupefaciente o el dinero metálico.

La última trama estaba dedicada al cultivo masivo de la planta ilegal en una finca de El Ronquillo, informa la Policía Nacional en un comunicado.

Estas tramas delictivas tenían como denominador común que el cabecilla y líder ideológico, que asesoraba, marcaba objetivos y daba órdenes a todos los miembros de la organización criminal, utilizando como centro neurálgico su domicilio ubicado en la barriada sevillana de Las Tres Mil Viviendas.

La investigación arrancó en junio, iniciándose así la primera fase de un total de cuatro, cuando los agentes supieron de una organización criminal de origen francés se había desplazado hasta Sevilla con objeto de comprar grandes partidas de marihuana, para venderla en Francia y otros países del centro de Europa.

Parte del arsenal requisado a la organización criminal Parte del arsenal requisado a la organización criminal

Parte del arsenal requisado a la organización criminal

Este grupo francés al llegar a la capital hispalense contactó con el cabecilla de la organización, quien hizo de intermediario y les puso en contacto con diferentes proveedores de marihuana de las localidades de Los Molares, Los Palacios y de Isla Mayor. Se detuvo a este grupo francés, compuesto por cinco personas, se incautaron de treinta kilogramos de cogollos de marihuana ya dispuesta para su consumo y se intervinieron los dos vehículos donde transportaban la droga.

En agosto, los agentes tuvieron conocimiento de que un equipo de asalto, especializado en dar "vuelcos", se había trasladado desde Madrid a Sevilla y se había reunido con el líder en su domicilio, que utilizaba como centro neurálgico, quien les marcó el objetivo al que tenían que robar, un narcotraficante que ocultaba una importante partida de droga y dinero en metálico.

Antes de que cometieran el robo violento, los agentes consiguieron detener en Sevilla, tanto al equipo de asalto, compuesto por tres personas de origen dominicano, como al cabecilla y líder de la organización criminal. Este equipo de asalto, ahora detenido, se desplazaba en vehículos "caleteados" -preparados para transportar de forma oculta armas o drogas- y los agentes encontraron armas detonadoras manipuladas para hacer fuego real, además de grilletes, bridas, pasamontañas y hasta una placa falsa de la Guardia Civil.

Fruto de las investigaciones policiales, los agentes consiguieron detectar otro equipo de asalto, esta vez de nacionalidad española, compuesto por cuatro personas, que desde julio trataban de organizarse para hacer un "vuelco".

El cabecilla de la organización les marcó el objetivo al que tenían que robar, antes de ser detenido, una finca en "El Ronquillo" explotada por unos traficantes con el cultivo masivo de marihuana.

En agosto los agentes consiguieron localizar de detener a los tres integrantes de este equipo de salto.

Como resultado de las detenciones anteriores, los agentes conocedores del cultivo ilegal de marihuana que se llevaba a cabo en la finca El Ronquillo solicitaron autorizaciones para su entrada y registro y se incautaron de 2.500 plantas, que una vez desbrozadas arrojaron un peso de 997 kilogramos, y a pesar de que en ese momento no encontraron a los moradores en el interior de la finca, las diversas diligencias permitieron localizarlos y detenerlos en noviembre, sumándose así cuatro detenidos más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios