Sevilla

La familia de la víctima se opone a la liberación del violador del parque

  • El abogado del imputado alega que no hay riesgo de destrucción de pruebas al tener domicilio conocido y una pareja con empleo

La acusación particular, que ejerce la familia de la joven de 31 años que fue hallada muerta el pasado mes de febrero en el parque de María Luisa, se ha opuesto a la petición de libertad planteada por el hombre de 46 años encarcelado por agresión sexual y homicidio.

El abogado Alberto Lag, que ejerce la acusación particular en nombre de la familia de la joven fallecida, explicó ayer que ha elevado un escrito al Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla en el que se opone a la petición de libertad realizada por el abogado del imputado. El letrado de la familia de la víctima entiende que, si el investigado fuera puesto en libertad, podría influir en los testigos de los hechos al tenerlos "perfectamente localizados".

La Fiscalía de Sevilla también se ha opuesto a la petición de libertad realizada por el abogado del imputado, que lleva casi cuatro meses encarcelado por estos hechos, por lo que el juez instructor, Juan Gutiérrez Casillas, deberá dictar ahora un auto en el que resuelva dicha solicitud. En un escrito de una decena de páginas, el letrado del detenido alega que no existe riesgo de que pueda destruir pruebas ni tampoco riesgo de fuga, ya que cuenta con domicilio conocido y su pareja sentimental tiene en la actualidad un empleo estable.

El abogado manifiesta que el informe de la autopsia que consta en el procedimiento no determina si la única causa de la muerte fue la agresión sexual . Asimismo, alega que también consta la existencia de un "tercer perfil genético" en unos calzoncillos y en un pañuelo localizados cerca del cadáver de la víctima, por lo que "habría otras personas, distintas al acusado, que pudieran haber intervenido" en los hechos, según defiende el letrado. Recientemente, el juez instructor ordenó ampliar el informe de autopsia realizado a la joven, atendiendo de este modo la petición de la defensa del encarcelado, que pidió la ampliación del informe a fin de aclarar si la ingesta de pastillas por parte de la víctima pudiera haberle causado la muerte con independencia de la agresión sexual. En este sentido, el juez citó a declarar como testigo el pasado miércoles a un psiquiatra que atendió a la fallecida una semana antes de ocurrir los hechos.

El psiquiatra aseguró en su declaración que la víctima, que era una persona "muy responsable", acudió a su consulta una semana antes de ocurrir los hechos porque se sentía "agobiada" en su trabajo, por lo que le recetó medicación consistente en relajantes musculares. El psiquiatra subrayó que, aunque la joven se hubiera tomado de una sola vez toda la medicación que le recetó, esto no le hubiera causado la muerte y únicamente habría estado "varias horas sedada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios