TRIBUNALES

El fiscal pide 14 años para un secuestrador aunque la víctima no lo identifica

  • La fiscalía mantiene que existen muchos "datos concurrentes" que implican "directamente" al detenido en el secuestro

El fiscal ha mantenido hoy su petición de 14 años de cárcel para un hombre acusado de secuestrar a otro para que revelase quién había informado a la Policía sobre un alijo de 2.500 kilos de hachís, pese a que la víctima no ha sido capaz de identificarlo debido a los ocho años transcurridos.

En el juicio que ha celebrado la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla, el fiscal ha dicho que existen muchos "datos concurrentes" que indican que J.C.M. estuvo "directamente implicado" en el secuestro, como el hecho de que la víctima ha identificado la vivienda de Gines (Sevilla) donde lo retuvieron, de la que el acusado tenía "plena disponibilidad".

La víctima declaró con su identidad bajo secreto, detrás de una mampara, y la totalidad del tribunal se desplazó al juzgado de guardia para realizar una rueda de reconocimiento en la que el denunciante no fue capaz de reconocer al acusado porque lo recuerda con más pelo y más delgado, han informado a Efe fuentes del caso.

La Policía que investigó este caso relacionó el alijo de 2.500 kilos de hachís, que fue interceptado en julio de 2000 en Portugal, con una operación para financiar los Grupos Salafistas que apoyan al terrorista Osama Bin Laden, y fuentes del caso han afirmado que dos personas relacionadas con él aparecieron muertas en Granada y Mijas (Málaga).

El denunciante ha confirmado hoy ante los jueces todos los detalles del secuestro, en el que durante siete días a partir del 19 de julio de 2000 fue trasladado en coche de Carmona (Sevilla) a Gines (Sevilla), Tuy (Pontevedra), Marbella (Málaga), y de nuevo a Tuy y Gines, lugares donde los secuestradores le golpearon para que revelase quién había informado a la Policía.

El fiscal ha calificado los hechos como dos delitos de detención ilegal, por los que ha pedido 6 años de cárcel por cada uno, otros dos años por tenencia ilícita de armas y una multa de 360 euros por una falta de lesiones, junto al pago de una indemnización de 6.052 euros.

La defensa ha solicitado la absolución y ha asegurado que el hecho de que su cliente haya cumplido seis años de cárcel en Marruecos y haya reconocido dedicarse al tráfico de hachís no permiten equipararle a "los niveles" a que se movía el alijo de 2.500 kilos.

Además, ha alegado que la vivienda donde retuvieron a la víctima había ido alquilada por la ex novia del ahora procesado, que en aquellas fechas había roto con él y estaba emparejada con otro hombre condenado por este mismo secuestro en el año 2003.

El defensor ha argumentado que la víctima, que huyó por una ventana el 27 de julio de 2000, fue reconocido al día siguiente por el forense, que solo apreció contusiones y no las graves lesiones que dijo haber sufrido.

Además argumentó que fue un "secuestro atípico", pues tras una primera retención de un día de duración, la víctima fue autorizada a regresar a su casa con la advertencia de que "no debía hacer tonterías", y los dos secuestradores lo capturaron de nuevo al día siguiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios