Sevilla

El fiscal pide cuatro años para un acusado de abusar de la hija de 15 años de su ex pareja

  • El hombre practicó tocamientos a la menor cuando vivía en su casa en septiembre de 2017.

La audiencia provincial de Sevilla. La audiencia provincial de Sevilla.

La audiencia provincial de Sevilla. / D.S.

Comentarios 0

La Fiscalía y la acusación particular han pedido 4 años de prisión para un acusado juzgado en la Audiencia de Sevilla por un delito de abusos sexuales a una menor, hija de su entonces pareja, a la que practicó "tocamientos" el 24 de septiembre de 2017, cuando la niña tenía 15 años y vivía en su casa.

El juicio se ha celebrado en la Sección Séptima de la Audiencia provincial y ha quedado visto para sentencia tras las declaraciones del acusado, que ha negado los hechos, la víctima, que ha ratificado la denuncia que presentó el padre de la niña, y la madre de ésta, además de otros testigos, según informaron fuentes del caso.

El acusado, con antecedentes penales de malos tratos y al que la madre de la víctima denunció por violencia de género -aunque la causa se archivó, mantenía en el momento de los hechos una relación sentimental con la madre de la víctima, que se fue a vivir con sus tres hijos a su casa.

En el juicio la víctima ha declarado protegida tras una mampara y a puerta cerrada, relatando, según abogados presentes, que la noche de los hechos el acusado había discutido con su madre y ésta se había marchado de la casa, momento en el que el encausado subió a su habitación y le practicó "tocamientos" en sus pechos y genitales.

La joven le contó lo ocurrido a su padre, ya que no mantenía buena relación con la madre que ha declarado que no supo entonces lo ocurrido, y fue éste quien presentó la denuncia, al tiempo que tanto la joven como su hermana se fueron a vivir a casa de su padre, mientras que la madre inicialmente "se puso de parte" del acusado aunque meses después, en diciembre del 2017, rompió su relación y ambos se han entrecruzado denuncias.

Por ello, su defensa ha planteado al tribunal anular el testimonio de la madre como prueba por "enemistad manifiesta".

Tras el juicio, tanto la Fiscalía como la acusación particular han mantenido su calificación de los hechos como un delito de abusos sexuales por el que han pedido para el procesado cuatro años de prisión, cinco de libertad vigilada tras cumplir la pena y que indemnice a la víctima con 2.000 euros por los daños morales causados.

La defensa ha pedido la libre absolución al considerar que los hechos no han sido acreditados en el juicio, que ha quedado visto para sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios