Sevilla

El fraude en la factura de la luz se triplica en un año

  • Los sectores industriales y de servicios y las pymes aglutinan el 80% de las infracciones

El fraude en la factura de la luz se triplica en un año El fraude en la factura de la luz se triplica en un año

El fraude en la factura de la luz se triplica en un año / rosell

El fraude eléctrico se ha triplicado en el último año en la provincia de Sevilla. Según datos de Endesa, la compañía estima cerrar 2016 con 15.000 infracciones, en contraste con los más de 4.400 expedientes por fraude que se abrieron en 2015. La empresa lleva detectando un aumento progresivo de los engaños en el consumo de la luz desde hace unos tres años y lo cataloga como "una lacra" social.

La energía defraudada también se ha triplicado en el último año. Según datos de la compañía eléctrica, en 2016, la energía defraudada en la provincia equivale al consumo anual de la población de Écija o al de media comarca del Aljarafe.

Responsables de la compañía eléctrica aseguran que este timo no responde a una necesidad económica ni está vinculado con la pobreza energética. Al contrario. "El sector industrial, el sector servicio y las pequeñas y medianas empresas aglutinan el 80% del fraude detectado", apuntan desde Endesa. Además, del 20% restante, el 80% son particulares con un nivel elevado de consumo, propio de viviendas de gran tamaño, chalés y "familias acomodadas".

"Este tipo de engaño no está relacionado con personas sin recursos o con una necesidad vital", insisten desde la compañía. "Las familias que realmente tienen necesidades acuden a los servicios sociales y se benefician de los acuerdos firmados entre los ayuntamientos y Endesa". Según sus estimaciones, la energía defraudada que podría ser imputable a familias con bajos recursos no llega ni a un 1% del fraude total.

La energía defraudada en 2016 equivale al consumo anual de la población de Écija

La compañía eléctrica descarta ofrecer información sobre en qué zonas de la provincia o de la capital se producen más infracciones, aunque subraya: "Le sorprendería ver muchos más enganches en zonas que no son Las Tres Mil Viviendas".

Tampoco especifica cuál ha sido la inversión ni a cuánto ha ascendido el refuerzo del equipo humano destinado a combatir este tipo de fraude. Según la compañía, en el último año se han intensificado las campañas y mejorado los equipos tecnológicos, lo que ha permitido detectar un mayor número de infractores. Una de estas medidas ha sido la puesta en marcha de un número de teléfono gratuito (800 760 220) y un correo electrónico (anomalias@endesa.es) para que, de manera anónima, los ciudadanos puedan denunciar las anomalías y timos detectados.

Las fórmulas que utilizan los estafadores para pagar menos en la factura de la luz son muy diversas. Las manipulaciones de los contadores y los enganches directos a la red son las técnicas más comunes. En la provincia de Sevilla, el 40% de las infracciones detectadas se debe a enganches ilegales.

"El fraude está muy extendido a todos los niveles y sectores sociales y geográficos", anotan fuentes de Endesa. "En los últimos años sí hemos notado una mayor especialización y sofisticación de los fraudes". Una representante de la empresa, que prefiere mantenerse en el anonimato, destaca la existencia cada vez mayor de "falsos instaladores eléctricos que venden servicios de asesoramiento energético". Previo pago del cliente, al que no siempre le cuentan la verdad, estos "técnicos disfrazados" manipulan de forma fraudulenta la instalación. En la mayoría de estos casos, el cliente sí es consciente de que está engañando a la compañía eléctrica, pero no siempre es así. "A veces el cliente paga creyendo que está recibiendo un asesoramiento legal pero en realidad está siendo engañado en beneficio de un tercero y, además, a ojos de la compañía, está cometiendo un fraude".

En el caso de las empresas, el timo principal que se comete es la manipulación de los equipos de medida, ya que un enganche directo es más fácil de detectar.

Para Endesa, su principal preocupación es el tema de la seguridad. Cualquier instalación que esté manipulada y no esté certificada es "un riesgo potencial" para las personas. "Se han dado bastantes casos de electrocuciones y de incendios", comenta la representante de la compañía. "El principal objetivo de todas las medidas que se están poniendo en marcha para combatir el fraude es la seguridad de las personas y las instalaciones", insiste. "Si en un edificio hay enganches directos en la centralización de contadores, existe un gran riesgo de incendio y desconexiones que pueden afectar a otras personas que viven allí".

El 40% de las infracciones detectadas corresponden a enganches ilegales

Endesa rehúsa hablar de las pérdidas económicas que estos timos provocan en la compañía y asegura que el principal perjudicado es el ciudadano. Son los clientes "honrados" los que pagan a través de sus facturas de la luz el dinero defraudado por los timadores.

Según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, a nivel nacional, este fraude cuesta unos 150 millones de euros anuales a los consumidores españoles de electricidad. "Esto equivale al coste de la construcción de tres hospitales al año, aproximadamente", indican desde Endesa. En 2015, el fraude eléctrico en España fue equivalente al consumo de la ciudad de Sevilla y de toda su área metropolitana durante un año.

"La lucha contra el fraude ya no depende sólo de un departamento de Endesa, sino que está implica toda la empresa, además de las subcontratas que trabajan con Endesa", apuntan fuentes de la compañía. "Es un problema que afecta a toda la sociedad, y, por ello, existen colaboraciones con la Junta, las asociaciones de consumidores y las fuerzas de seguridad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios