Sevilla

El gobierno puede exigir 3.800 euros al día si CAF no entrega los tranvías

  • Las cláusulas administrativas recogen una penalización del 0,1% del valor del tren por día exigible en septiembre · En esa fecha debería llegar la primera unidad que circulase sin catenarias por la Avenida

Comentarios 10

El Ayuntamiento de Sevilla podrá hacer valer la cláusula administrativa 4.6 recogida en el pliego de condiciones del concurso de adjudicación del material móvil del Metrocentro relativa a incumplimientos de las obligaciones contractuales pactadas que privarían a Tussam de ofrecer el servicio en las condiciones y plazos acordados. En este caso, se trataría de una penalización por retraso en la entrega del material móvil definitivo a partir del próximo mes de septiembre, fecha en la que no sólo expira el arrendamiento por 18 meses de los trenes alquilados a Metro de Sevilla para la inauguración del Metrocentro, sino en la que CAF-Santana se había comprometido a entregar el primer tren definitivo dotado de un sistema de autonomía (baterías) capaz de permitir la circulación sin catenarias en el tramo de 400 metros paralelo a la Catedral.

Así está recogido por escrito en el pliego de cláusulas administrativas elaborado por Tussam, donde además se detalla que en caso de producirse retraso en los plazos especificados "el adjudicatario será penalizado por mora y por día de retraso en la cantidad equivalente al 0,1% del valor de los vehículos no entregados en su plazo".

En virtud de ello, el Consistorio podría exigir a CAF-Santana el abono en concepto de daños y perjuicios de alrededor de 3.800 euros por día -26.600 por semana que, traducidos a pesetas, ascienden a 4,5 millones a la semana- a partir de septiembre, máxime después de que el propio alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, haya anunciado que los trenes a baterías no estarán en plazo por la incapacitación técnica de la empresa adjudicataria.

La adjudicación del material móvil en marzo de 2007 a CAF-Santana por un importe global de 20,9 millones de euros -un precio negociado a la baja sobre la estimación inicial de 22 millones de compra de los trenes definitivos- aludía a un contrato agrupado de dos lotes. El primero, de alquiler de cuatro unidades de trenes provisionales a Metro de Sevilla -también fabricados por CAF-Santana, a la espera de ser utilizados por los retrasos del Metro- valorado en alrededor de dos millones de euros, según precisó en su día el anterior responsable de las empresas municipales, Fernando Martínez Salcedo.

El segundo lote hacía referencia a los trenes definitivos capaces de circular a batería, cuyo coste estimado de fabricación ascendía a 18,9 millones de euros, esto es, casi 3,8 millones por cada unidad. Entonces, en marzo de 2007, tanto Monteseirín como Martínez Salcedo "confiaron" en que se adelantara la entrega de los trenes con batería para antes de septiembre de 2008. Salcedo agregó incluso que "dependiendo de los avances de la técnica" se podría intentar un mayor trecho sin catenarias del inicialmente previsto y alargarlo desde el Archivo de Indias y cruce de la Avenida con Alemanes -el tramo original- al Arquillo, de un lado, y a la Puerta de Jerez, de otro. En Plaza Nueva, aseveraron entonces, siempre serían necesarios los tendidos eléctricos aéreos para recargar las baterías.

La penalización de 3.800 euros por día correspondería sólo a la primera de las cinco unidades que CAF se había comprometido a entregar en septiembre de 2008, según detalla Tussam en respuesta a una cuestión planteada por la adjudicataria antes de hacerse con el contrato. La misma cantidad valdría para cada una de las cuatro unidades restantes. La entrega de los trenes definitivos en el menor tiempo posible era el primer requisito en puntuar la adjudicación, por encima de cuestiones como fiabilidad, seguridad y coste, éste en el noveno lugar de una lista de 15 prioridades.

Que el Ayuntamiento puede reclamar oficialmente esta indemnización es posible. Que lo haga, es cuestión aparte, y como ejemplo sirve el proyecto Metropol Parasol: Pese a los dos años de retraso que acumulará la finalización de las obras el gobierno ya ha renunciado a una indemnización millonaria. ¿El argumento? No hay base jurídica porque entra en liza cuestiones como la seguridad, dijo el portavoz del gobierno, Emilio Carrillo.

El último dato aportado por el Consistorio es que pretende encargar ahora un triple tranvía capaz de circular a batería, con tendido eléctrico aéreo y con catenaria subterránea, y encima vincular ese contrato al proyecto de ampliación del Metrocentro a San Bernardo y Santa Justa, que como muy pronto será una realidad parcial en 2010. ¿Algo en claro? Pues que el alcalde se ha cubierto las espaldas avanzando que prorrogará en septiembre el contrato de alquiler a CAF.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios