Calle Rioja

El hechizo de los bomberos suecos

  • Este grupo de bomberos escandinavos fueron a Wembley, el estadio olímpico de Berlín y el domingo vieron la goleada del Sevilla en Nervión.

grupo de bomberos suecos jubilados, el domingo viendo en Nervión el Sevilla-Real Sociedad. grupo de bomberos suecos jubilados, el domingo viendo en Nervión el Sevilla-Real Sociedad.

grupo de bomberos suecos jubilados, el domingo viendo en Nervión el Sevilla-Real Sociedad. / D.S.

HACE tres meses, desde Gotemburgo, reservaron diez entradas para el Sevilla-Real Sociedad del domingo. Son diez bomberos suecos jubilados, el número perfecto para jugar al fútbol según el canon de Helenio Herrera. Todos los viernes quedan en un bosque de su ciudad, hacen sesiones de piscina y sauna y pusieron en marcha un curioso programa de viajes. Como les gusta mucho el fútbol, cada año eligen un país para ver un partido y conocer su cultura. Lo que no se les puede negar es el olfato goleador. Será por lo de Helenio Herrera. Hace dos años fueron al estadio de Wembley y vieron un Tottenham, 5 - Leicester, 4. El año pasado, en el estadio olímpico de Berlín, les tocó el Hertha de Berlín, 2 - Bayer Leverkusen, 5. En plena crisis de juego y de resultados, fueron testigos privilegiados de la manita del Sevilla a la Real.

El estadio de Nervión se inauguró oficialmente el 21 de septiembre de 1958, el mismo año del Mundial de Suecia, primero de Pelé. La víspera de su visita al campo del Sevilla, pasearon por la calle Betis, degustaron junto al río tortillitas de camarones y fritura variada. Comidas insólitas en su país, como las estatuas de un torero, Juan Belmonte, obra de Venancio Blanco, o la bailaora que salió del estudio del escultor Jesús Gavira. Hicieron turismo en la ciudad. El sábado visitaron el Alcázar, no hay palacios tan antiguos en Suecia, y el mismo día del partido fueron a la Catedral. El portavoz del grupo es Tomas Guelmo, el más joven. Igual que Margaretta, su mujer, estudian Español en Gotemburgo. Ha hecho dos veces el camino de Santiago y sus contactos en la Costa del Sol sirvieron para allanar el camino de esta nueva aventura balompédica. En la distendida cena hablamos de las películas de Bergman, las canciones de Abba y el rey Carlos Gustavo, que el año pasado se quedó sin entregar el Nobel de Literatura, que quedó desierto.

El equipo de bomberos suecos que vino a Sevilla lo completan Sven Sjobukt, Rhidal Johansson, Klent Burtskland, Bvernt Ask, Hans Burtson, Pellie Eriksson, Lenart Olsson,Tomas Gustavsson y Haklan Piers. Les sorprendió la primavera incipiente, los bares y las calles llenas de gente. En Reyes Católicos saludé a Miguel Rodríguez Piñero, ex presidente del Tribunal Constitucional. Les dije que había sido profesor de Felipe González, al que asociaron con su amigo Olof Palme, el primer ministro sueco asesinado cuando salía del cine. El mismo año que el rey de los suecos le entregó a Gabriel García Márquez el Nobel de Literatura, Felipe González ganaba las elecciones en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios