Sevilla

El Macarena participa en un estudio para la mejora de la salud de pacientes con Asma Grave No Controlada

  • El trabajo, publicado en la revista Farmacia Hospitalaria, identifica y prioriza prácticas para una atención sanitaria más personalizada y eficaz basada en la asistencia multidisciplinar de esta enfermedad crónica

Fachada del Hospital Virgen Macarena. Fachada del Hospital Virgen Macarena.

Fachada del Hospital Virgen Macarena. / Juan Carlos Muñoz

Un grupo de profesionales del Hospital Virgen Macarena participa en un estudio de investigación para la mejora de la salud de pacientes con Asma Grave No Controlada (AGNC), publicado recientemente en Farmacia Hospitalaria, revista científica oficial de la Sociedad Española homónima.

Este estudio se enmarca dentro del proyecto TEAM (Trabajo en Equipos de Asma Multidisciplinares), donde diferentes profesionales de Alergología, Neumología y Farmacia Hospitalaria procuran la mejora de la calidad asistencial del AGNC a través de un abordaje multidisciplinar, detalla el centro hospitalario en un comunicado.

El trabajo en el que han colaborado Ana Gómez-Bastero (Neumología), Vicente Merino (Farmacia Hospitalaria) y Julio Delgado (Alergología), todos profesionales pertenecientes al grupo de trabajo de Asma del complejo sanitario sevillano, identifica y prioriza 22 medidas asistenciales, que además de tener un alto impacto en la calidad de vida de los afectados por esta enfermedad crónica, son altamente implementables en los circuitos asistenciales.

Durante el estudio se pone de relieve la importancia de la coordinación y colaboración entre especialidades para el control de la enfermedad. Esta coordinación facilita un abordaje multidisciplinar orientado a prestar una atención individualizada. En este sentido, el diagnóstico, el tratamiento, el seguimiento y la evaluación terapéutica, unida a la formación e investigación de los profesionales son las claves de la efectividad de esta asistencia personalizada.

Entre las medidas concretas del estudio, destacan el establecimiento de vías de comunicación prácticas, accesibles e integradas entre profesionales que consolide la interrelación sanitaria; la importancia de educar al paciente para que éste detecte un mayor control de su afección y aumente el porcentaje de los que cumplen el tratamiento, así como la creación de consultas monográficas de farmacia hospitalaria que, en el caso de los tratamientos basados en fármacos biológicos, dispense la medicación a la vez que facilite una atención farmacéutica que mejore el seguimiento del paciente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios