sucesos

Un falso incendio en la Macarena descubre una plantación de marihuana

  • La Policía Local acudió al aviso de un vecino ante lo que parecía un fuego y resultaron ser las luces que daban calor a las plantas

La Policía Local descubre una plantación de marihuana en La Macarena.

La intervención de la Policía Local ante lo que parecía un incendio en un piso de la Macarena acabó descubriendo una plantación y laboratorio de marihuana, lo que dio lugar a la detención del inquilino de la vivienda, un varón de 32 años.

Según informó la Policía a través de Emergencias Sevilla, los agentes acudieron a un piso ubicado en la calle Cuarzo, en la Macarena, tras el aviso de un vecino que creyó ver un incendio en el interior de una vivienda cuando en realidad se trataba de los destellos que provocaban las numerosas luces dispuestas en distintas zonas de una habitación y con las que daba calor a las plantas.

Los hechos tuvieron lugar este jueves cuando, poco después de la medianoche, una patrulla de Policía Local era alertada por un vecino que avisaba de un posible incendio en el interior de un bloque de viviendas de la calle Cuarzo donde había observado un gran resplandor en su interior.

Los agentes detuvieron a un varón de 32 años que poseía en su casa un total de 237 plantas

Los agentes se personaron de inmediato en el lugar, donde observaron que la iluminación, procedente de una habitación de un piso situado en la planta baja de un bloque de viviendas, no correspondía a un incendio, sino a la instalación que suelen utilizar en las plantaciones de marihuana. La luz que desprendían las lámparas con las que el arrestado mantenía a temperatura la plantación de marihuana podía observarse perfectamente desde la calle y eso es lo que puso en alerta a los vecinos.

En el interior de la vivienda no había ninguna persona, pero al cabo de unos minutos, los agentes pudieron observar a un varón, posteriormente detenido, que se acercaba al rellano del bloque y reconoció ser el inquilino del piso en cuestión así como tener una plantación de marihuana con 237 plantas distribuidas en tres habitaciones en distintas zonas del piso.

Al entrar en la vivienda, lo agentes pudieron comprobar como el detenido tenía todas las habitaciones forradas con aislante térmico y las ventanas selladas, excepto una, que estaba abierta al exterior y es por la que los vecinos se percataron de lo que consideraron un incendio. En el contador eléctrico, los agentes también observaron la manipulación en la instalación para defraudar el suministro eléctrico.

Además, en la citada vivienda el detenido tenía tres perros de razas potencialmente peligrosas que fueron trasladados hasta el zoosanitario del Ayuntamiento sevillano, y se intervino una escopeta de aire comprimido.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios