Sevilla

El juez deja libre y con una orden de alejamiento el hombre que se atrincheró en su vivienda

  • No podrá acercarse a su ex pareja, con la que estaba conviviendo, cuando fue denunciado por malos tratos

Francisco Javier C. R., en el balcón de su vivienda el pasado viernes. Francisco Javier C. R., en el balcón de su vivienda el pasado viernes.

Francisco Javier C. R., en el balcón de su vivienda el pasado viernes. / raúl caro / EFE

En libertad y con una orden de alejamiento de su ex pareja. Esta es la decisión que ha tomado el juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Coria del Río en relación con Francisco Javier C. R., el vecino que el pasado viernes se atrincheró durante seis horas en su vivienda y amenazó con abrir fuego con un arma que, posteriormente, se comprobó que era simulada, según confirmaron fuentes de la Policía Nacional.

El hombre fue detenido tras una intervención de los Grupos de Operaciones Especiales (GOES) de la Policía Nacional y tras su puesta a disposición judicial, el juez ha acordado su libertad provisional, aunque le ha impuesto como medida cautelar la prohibición de acercarse a su ex pareja, dado que el individuo se parapetó en su vivienda cuando la Policía fue a detenerlo tras la denuncia presentada por la mujer por malos tratos.

Los GOES detienen al hombre que se atrincheró en su vivienda de Coria

Los hechos se remontan a las nueve y media de la mañana del viernes. El motivo de haberse atrincherado era que su ex pareja, con la que convivía hasta ese momento en el domicilio, se había marchado la tarde del jueves y lo denunció por malos tratos.

Los agentes del grupo de Policía judicial de Coria del Río habían estado desde la noche del jueves buscando al sospechosos, que fue localizado en la mañana del viernes y cuando iban a detenerlo manifestó a los agentes que "tenía un arma" y que no abriría la puerta, añadiendo que dispararía contra aquél que quisiera entrar a la casa.

La Policía Nacional imputó a Francisco Javier C. R., de 50 años, delitos de violencia de género, amenazas, resistencia y tenencia ilícita de armas. Además de estos agentes, se desplazó a la zona un negociador de la Policía para tratar de convencer al individuo para que se entregara, sin que se produjeran mayores incidentes.

La noticia provocó una gran expectación en la localidad ribereña, donde muchos vecinos comenzaron a difundir fotos y vídeos en las redes sociales sobre el suceso. Afortunadamente todo quedó en un susto, tras seis horas de incertidumbre para los vecinos de la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios