tribunales

El jurado halla culpable al hombre que asesinó a otro en la Plaza Nueva

  • El veredicto aprecia una atenuante por la esquizofrenia paranoide que padece el acusado, lo que ha llevado a la Fiscalía a rebajar de 18 a 16 años su petición de condena

Un momento del levantamiento del cádáver, en la Plaza Nueva. Un momento del levantamiento del cádáver, en la Plaza Nueva.

Un momento del levantamiento del cádáver, en la Plaza Nueva. / juan carlos muñoz

El jurado popular ha hallado culpable por unanimidad a Manuel C. T. del asesinato de otro hombre en la Plaza Nueva el 19 de septiembre de 2016 tras una "fuerte discusión", aunque le ha apreciado una circunstancia atenuante debido a la esquizofrenia paranoide que padece y por la que tenía “levemente limitada” su capacidad de entender y su voluntad.

Tras el veredicto del jurado, la Fiscalía de Sevilla, que inicialmente solicitaba una condena de 18 años de cárcel para el acusado, ha rebajado su petición a 16 años, en aplicación de la circunstancia atenuante apreciada por los miembros del tribunal ciudadano, mientras que la defensa del acusado ha solicitado la pena “mínima legal” y de forma alternativa se ha mostrado conforme a la petición del Ministerio Público.

El jurado ha declarado probado por unanimidad que el acusado atacó “de forma sorpresiva e inesperada” a la víctima, Alexandre V., sin que en ningún momento éste pudiera repeler la agresión.

El asesinato tuvo lugar en la noche del día 19 de septiembre de 2016, en la Plaza Nueva, cuando el acusado acabó con la vida de la víctima tras clavarle "repetidamente" un cuchillo "de grandes dimensiones". Los hechos sucedieron sobre las 22:00, cuando el acusado se encontraba en la Plaza Nueva con la víctima y una tercera persona. "Todos ellos eran conocidos por haber acudido con regularidad a los servicios sociales de la comunidad", así como a un centro de acogida. El acusado, al ver a la víctima, empezó a "recriminarle que fuera contando que tenía una relación" con otra persona y haciendo grandes aspavientos. Entonces se originó una "fuerte discusión" que no cesó en su "agresiva conducta" hasta que el acusado se marchó del lugar. Sin embargo, el acusado, que culpaba a la víctima "tanto por los comentarios como por la pelea anterior", se dirigió a su domicilio y cogió un cuchillo de grandes dimensiones". Mientras tanto, la víctima permanecía en el mismo lugar, donde tomó un tranquilizante para relajarse y se echó a descansar en uno de los bancos públicos de la Plaza Nueva.

Una media hora después, el acusado volvió al lugar con el convencimiento de que aún estaba la víctima y, al verlo postrado en el banco, le clavó "repetidamente" el cuchillo en el abdomen y en la zona axilar izquierda, "sin que la víctima tuviera oportunidad alguna de repeler la agresión", causándole la muerte.

Después, el acusado intentó huir, siendo perseguido por varios testigos de la agresión que le dieron alcance en las inmediaciones y lo retuvieron hasta la llegada de la Policía. La víctima tenía cuatro heridas inciso punzantes, siendo todas "mortales" de necesidad.

En su declaración en el juicio, el acusado dijo que no recordaba nada de los hechos por la medicación que había tomado.

La magistrada de la Audiencia de Sevilla Inmaculada Jurado, que ha presidido el juicio, deberá ahora dictar la sentencia por este asesinato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios