Sevilla

El juzgado de lo mercantil admite el 80% de las suspensiones de pagos

  • En los últimos tres años ha admitido 66 concursos de empresas en crisis y en 25 casos se trataba de sociedades con un pasivo superior a un millón de euros

El juzgado de lo Mercantil de Sevilla admite ocho de cada diez concursos de acreedores de las empresas sevillanas en situación de crisis. En los poco más de tres años que han transcurrido desde que se creó este órgano judicial -septiembre de 2004-, al amparo de la nueva ley concursal, el juzgado ha recibido 82 peticiones de concurso por suspensión de pagos o quiebras, de las cuales se declararon 66, lo que representa el 80 por ciento de las peticiones.

El juzgado de lo Mercantil rechazó en este mismo período 11 solicitudes de concurso, mientras que en otros dos casos se produjo el desistimiento por parte las personas o entidades que lo presentaron, dado que el concurso puede ser voluntario -si lo solicita la propia empresa en crisis- o necesario, cuando lo pide un acreedor.

La estadística de este juzgado arroja un dato interesante a este respecto: el 75 por ciento de los concursos -61 casos- son voluntarios, y el 25 por ciento restante son necesarios -21 empresas-.

Actualmente, el juzgado tramita unos 65 concursos. Por el tipo de entidad que lo solicita, el 60 por ciento -49 casos- se trata de sociedades de responsabilidad limitada, un 25 por ciento son anónimas -21 casos-, y sólo 12 solicitantes son personas físicas, en su mayoría administradores de otras sociedades.

La mayoría de los concursos declarados por el juzgado son procedimientos abreviados, con un pasivo inferior al millón de euros y en los que interviene un único administrador concursal. En los últimos tres años han sido declarados 41 concursos abreviados, lo que supone el 62 por ciento de los procedimientos.

En este tiempo, el juzgado de lo Mercantil de Sevilla tramitó otros 25 concursos por el procedimiento ordinario -38 por ciento del total-, en el que la empresa cuenta con un pasivo que supera el millón de euros y que requiere la designación de tres administradores concursales: un abogado, un economista y un tercero designado por uno de los acreedores.

Este último procedimiento sería el aplicable al grupo empresarial Contsa, que ha acudido de forma voluntaria al juzgado Mercantil para presentar un concurso de acreedores ante la imposibilidad de hacer frente a los pagos a las 1.200 personas que han suscrito préstamos participativos. Contsa cuenta con un activo de 80 millones y un pasivo de 54 millones, según ha manifestado el empresario José Salas Burzón, presidente del grupo, que ha convocado el día 3 de marzo una junta de acreedores para explicar a los afectados las circunstancias de la suspensión de pagos y proponer un plan de viabilidad que permita en un año entregar dinero a cuenta del capital invertido.

La finalidad de un concurso es llegar a un convenio para reflotar la empresa y, en caso de no ser posible, proceder a la liquidación de la misma y al reparto entre los acreedores. El procedimiento incorpora la posibilidad de que el deudor o los acreedores presenten al juzgado una propuesta de convenio, que puede incluir la reducción de hasta un 50 por ciento de los créditos ordinarios o el aplazamiento del pago durante cinco años, según los mecanismos de quita y espera que contempla la ley concursal.

El juzgado de lo Mercantil de Sevilla, que inició su andadura con sólo cinco funcionarios y en la actualidad tiene otros tres de refuerzo, ingresó en 2006 un total de 704 asuntos, dado que además de los procesos concursales se encarga de asuntos mercantiles de competencia desleal, de propiedad industrial, marcas y patentes, entre otras cuestiones.

Fuentes de este juzgado destacaron la "profesionalidad" y el "rigor" con el que actúan los administradores concursales y destacaron que esta labor está coadyuvando a que salgan adelante los procedimientos concursales. Las mismas fuentes criticaron el hecho de que no exista unas dependencias adecuadas para los administradores concursales, que tienen que consultar los expedientes en una mesa que se les ha habilitado en las oficinas del juzgado de lo Mercantil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios