Sevilla

Un ladrón se aprovecha del Covid-19 para robar teléfonos móviles en Sevilla

  • La Policía Nacional detiene a un joven de 18 años por 13 hurtos cometidos a través de las ventanillas de los autobuses de Tussam

  • Los vehículos tienen que ir con las ventanas abiertas para favorecer la ventilación como medida anticovid

Un policía nacional, junto a una parada de la Plaza de Armas, donde el ladrón robó. Un policía nacional, junto a una parada de la Plaza de Armas, donde el ladrón robó.

Un policía nacional, junto a una parada de la Plaza de Armas, donde el ladrón robó. / DGP

Se habla mucho de los efectos de la pandemia, de la crisis económica que acarrea, del aumento del paro, del desastre que ha supuesto para sectores estratégicos como el turismo, del agravamiento de las enfermedades mentales, de la soledad en la que se quedan los ancianos que no pueden ver a sus seres queridos... Pero hay otra consecuencia que ya se está notando, y es la proliferación de nuevos delitos y de delincuentes que aprovechan las circunstancias generadas por el Covid-19 para robar.

Al haber menos gente en las calles y más negocios cerrados, hay más delitos cibernéticos. Las estafas por internet han alcanzado niveles históricos. En la época de mayor escasez de mascarillas, hubo aprovechados que las ofrecían por la red a precios bajos, pero que, una vez que cobraban, se quitaban del medio y no enviaban nada. Decían luego que se las habían robado. Y cuando empezó la campaña de vacunación, hubo unos cuantos listos que buscaban a personas mayores en sus casas para ponerles unas supuestas vacunas.

Este lunes la Policía Nacional informó de otra variante de esta delincuencia pandémica. Es tan simple que uno se pregunta cómo no ha habido antes más casos en los once meses que llevamos sufriendo esta plaga del coronavirus. Se trata de un tipo que robaba teléfonos móviles a través de las ventanillas de los autobuses de Tussam, aprovechando que éstas deben ir abiertas para que los vehículos se ventilen y no se favorezcan así los contagios.

De esta forma logró hurtar al menos 13 teléfonos móviles antes de que la Policía lo detuviera. El sospechoso es un joven de 18 años, cuya identidad responde a las iniciales G. D. Lo que hacía era acercarse a los autobuses cuando éstos estaban detenidos en las paradas. Casi siempre actuaba en las que están cerca del centro comercial Plaza de Armas. Allí observaba a los viajeros que iban manipulando sus teléfonos móviles, se acercaba a la ventana y metía la mano por ella, arrebataba el aparato a su dueño y salía corriendo. 

Entre noviembre y enero se denunciaron 13 hurtos, todos idénticos. En todas las denuncias, las víctimas relataron que iban haciendo uso de sus teléfonos en el momento en el que los sustrajeron. La investigación, que recayó en el Grupo de Policía Judicial del distrito Centro, se vio dificultada porque la descripción que aportaron sobre el autor era muy genérica, ya que solía llevar capucha y mascarilla. Además, había actuado en distintas paradas y horarios, aunque siempre cerca de la Plaza de Armas. 

Los agentes consiguieron una línea de investigación a través de unas imágenes de las cámaras de videovigilancia de un aparcamiento cercano. Unos testigos habían relatado a la Policía que el sospechoso había huido hacia este parking en al menos una ocasión. De esta manera, los investigadores pudieron identificar al ladrón, al que detuvieron el pasado 2 de febrero. Se le imputan 13 delitos de hurto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios