Acto en la plaza de españa

Una madrina real y solidaria

  • La infanta Cristina preside el acto de entrega de la bandera a la IV Zona de la Guardia Civil · Alaba el "sacrificio silencioso" que realizan los familiares de los agentes

La Plaza de España se engalanó ayer para la celebración de un acto protocolario y repleto de simbolismo: la bendición y posterior entrega de una bandera de España a la IV Zona de la Guardia Civil en Andalucía. La donación de la enseña nacional, realizada por el Real Círculo de Labradores y Propietarios de Sevilla, estuvo amadrinada por la infanta Doña Cristina, que se mostró solidaria con el "sacrificio silencioso" de los familiares de los agentes.

A su llegada, decenas de escolares clamaban su nombre. En respuesta, la infanta Cristina, que lucía un vestido negro y mantilla como manda el protocolo, se acercó y dedicó unos gestos cariñosos y varios saludos a los pequeños, que daban color al acto ondeando diminutas banderitas. Minutos antes, todos las unidades de los cuerpos que participaron en la celebración ya esperaban firmes el inicio de los discursos oficiales.

Antonio Rodríguez de la Borbolla y Vázquez, presidente del Real Círculo de Labradores, comenzó su parlamento enlazando los inicios del colectivo con la aparición del Instituto Armado en Andalucía. "El servicio que presta la Guardia Civil cambia y se moderniza con el paso del tiempo, pero los valores tradicionales que representan siguen vigentes en nuestros días y son la fuente de cohesión de toda la sociedad española", comentó Rodríguez de la Borbolla, que quiso dejar claro que esta donación representa "el sentir de un pueblo entero con la entrega y servicio permanente de todos los agentes del Guardia Civil".

Tras la bendición de la enseña nacional por parte del cardenal y arzobispo de Sevilla, monseñor Amigo, la infanta Cristina se dirigió a los presentes al acto: "Cumplo con total fidelidad y particular satisfacción el encargo recibido por el rey Juan Carlos". La Infanta elogió al Círculo de Labradores por la donación de una bandera que representa "la admiración de los andaluces por los miembros de la Guardia Civil". Sus últimas palabras estuvieron dedicadas a los familiares de los agentes del instituto armado que "tanto sufren en silencio el servicio que prestan sus allegados a los españoles".

Tras la entrega de la bandera, el general de la IV Zona de la Guardia Civil, Antonio Dichas Gómez, agradeció al Círculo su "desinteresado gesto" y dio la enhorabuena a sus miembros por "integrarse en la historia del instituto armado". Posteriormente, se concedió el Tricornio de Gala a la Federación Andaluza de Cajas de Ahorros por su "inestimable colaboración con el servicio". El vicepresidente de la Federación y presidente de Cajasol, Antonio Pulido, recogió el galardón.

El acto concluyó con los homenajes a los guardias civiles fallecidos en acto de servicio. Como colofón, los participantes entonaron el himno de la Guardia Civil y el conocido La muerte no es el final. La nueva bandera presidió el desfile de despedida ofrecido por las unidades de los diferentes cuerpos .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios