el referéndum catalán

El otro negocio del 1-O

  • Se agotan las banderas de España en vísperas de la consulta separatista en Cataluña

  • Numerosos sevillanos exhiben estos días en las fachadas de sus casas la enseña nacional

Las banderas de España cuelgan de los balcones de las calles de Sevilla

Comentarios 5

"Han salido muchos patriotas". Con esta contestación resume una encargada de Almacenes Velasco el aumento que ha experimentado la venta de banderas de España las últimas semanas. Septiembre ha sido un mes de récord. Hasta agotar existencias. Una tendencia que no acaba, pues cuanto más se aproxima el 1 de octubre -el día del referéndum ilegal en Cataluña-, más crece este furor rojigualdo con el que las tiendas especializadas en la venta de enseñas nacionales están haciendo su agosto.

En Almacenes Velasco se han vendido 200 metros de banderas en las últimas semanas

Para comprobar esta euforia desatada sólo hay que salir a la calle, darse un paseo especialmente por el centro de la ciudad y otros barrios inmediatos, como Los Remedios o Triana. Balcones y ventanas se cubren con el rojo y amarillo, recordando aquel pasodoble de incisivo estribillo: "Banderita, tú eres roja; banderita, tú eres gualda". Al menos, esta vez, no ha habido que esperar a que la Selección Española juegue un Mundial. Ni al 12 de octubre, fecha en la que es frecuente ver las enseñas en la collación de la Magdalena. "Puigdemont y la CUP han logrado lo que no ha conseguido ningún presidente español en tantos años de democracia: que nos sintamos orgullosos de nuestra bandera", refiere un cliente habitual de la cafetería Donald, en plena calle Canalejas. Muchos de los turistas que llegan al Hotel Colón consideran que las banderas son adorno habitual de los pisos, expresión constante del amor a la patria. "Es por lo de Cataluña", le explica en un inglés medio aceptable un estudiante.

Banderas de España en los balcones en Sevilla. Banderas de España en los balcones en Sevilla.

Banderas de España en los balcones en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Una de las banderas más extensas se ha desplegado en la Plaza de San Francisco, junto al Banco de España y teniendo como fondo la Giralda. También las hay en Sales y Ferré, cerca de la Plaza del Cristo de Burgos. El muestrario de enseñas continúa en la otra margen del río. En Triana se multiplican. Por la Plaza del Altozano y en la calle Betis, donde se ha coronado una larga azotea con ella, sirviendo estos días de marco a la primera edición de la recuperada Velá de San Miguel, que se celebra en el Muelle de la Sal y que finaliza el día de la consulta independentista catalana.

La enseña nacional se multiplica en Los Remedios La enseña nacional se multiplica en Los Remedios

La enseña nacional se multiplica en Los Remedios / José Ángel García

Pero si hay un barrio en el que abundan estas banderas, ése no es otro que Los Remedios. La rojigualda se ha hecho las últimas semanas compañera inseparable de la balaustrada de sus balcones. Un colorido que rompe con el monótono gris predominante con el que fue concebida esta zona en época tardofranquista. Id contándolas por República Argentina es acabar con un agudo dolor de cervicales de tanto mirar hacia arriba. Más de una veintena en la principal arteria de este barrio, granero de votos del PP.

Esta euforia por la bandera española tiene otra lectura en las tiendas que se encargan de proporcionarla. En Almacenes Velasco se han vendido las últimas semanas más de 200 metros de la enseña estatal. Las de mayor reclamación son las de 80 centímetros de largo, la medida que mejor se ajusta a los balcones (y bolsillos). En los negocios que posee Arenal de Sevilla (tienda especializada en enseñas) ha ocurrido más de lo mismo. "Se llegaron a agotar y tuvimos que pedir más a la fábrica. Algo que rara vez ha ocurrido. En una semana se han vendido 70 banderas", explica un responsable de esta firma, que comercializa "banderas históricas de España". Este concepto incluye las que poseen el escudo del Tercio de Flandes, de los Reyes Católicos y de Franco, es decir, la del águila de San Juan. "La que la mayoría ha comprado ha sido la del escudo actual, que recoge la Constitución", se apresura a aclarar este encargado, quien detalla que el modelo más pequeño cuesta 19,95 euros.

La demanda ha llegado a los grandes almacenes. En El Corte Inglés se venden en el departamento de turismo. También aquí se ha notado un aumento en la venta de banderas. "Las de medida estándar son las que más se piden, aunque también hay clientes que las reclaman de mayor tamaño", explica un responsable.

Unas ventas que irán en aumento de aquí al domingo y que tendrán su continuidad en las vísperas del 12 de octubre. Las banderas vuelven a ser motivo de orgullo. Y de negocio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios