AÑO MURILLO

'Los niños de Murillo', el espectáculo del verano

  • El Ayuntamiento mantiene hasta el día 28 de julio el montaje nocturno que se representa a los pies de la Torre de Don Fadrique, en el Convento de Santa Clara

Uno de los momentos de 'Los niños de Murillo' en el Espacio Santa Clara. Uno de los momentos de 'Los niños de Murillo' en el Espacio Santa Clara.

Uno de los momentos de 'Los niños de Murillo' en el Espacio Santa Clara.

Danza, luz, vídeo y patrimonio. Un universo mágico cobra vida las noches de julio a los pies de la Torre de Don Fadrique, en el Convento de Santa Clara, gracias a un espectáculo donde los pequeños pilluelos y harapientos que retratara Murillo son los protagonistas. 

Los 'niños de Murillo', que dan nombre a esta performance diseñada para ser disfrutada por el público familiar, hace uso de recursos visuales del siglo XXI para recrear algunas de las escenas inmortales de Bartolomé Esteban Murillo.

El espectáculo 'Los niños de Murillo', impulsado por el Ayuntamiento a través del ICAS, forma parte del Año Murillo, que reúne eventos conmemorativos del 400 aniversario del nacimiento del pintor.

Tal vez el Murillo más conocido por el público sea el de las Inmaculadas, pero hay "otros Murillos”, como el de los pequeños pilluelos harapientos y piojosos que se reparten un melón robado, que juegan a los dados o comparten almuerzo en aquella Sevilla que se hundía en la miseria, abrumada por los impuestos y la pujante rivalidad de Cádiz, tras la peste del 49. Son los que, a través de cuatro bailarines, vuelven a la vida para rendir tributo al pintor que los retrató.

Escenas de Murillo en danza

El espectáculo 'los niños de Murillo', montaje dirigido por José María Roca y representado por La Sala La Imperdible, combina muchas ideas escénicas. A la plasticidad y las luces de la pintura se suma el movimiento y la acción que desprenden estos niños casi retratados en actitudes propias de la infancia despreocupada y alegre. Esta visión nos hace imaginarnos a esos personajes creando juegos y coreografías relacionadas con las actividades y acciones que desarrollan en los cuadros.

Murillo, los niños y la Torre de Don Fadrique son cómplices de un juego coreográfico al son de los sonidos del Barroco, con partituras de compositores coetáneos del pintor sevillano.

El espectáculo, que tiene una duración de media hora, se representa en los jardines del Convento de Santa Clara todos los miércoles, jueves, viernes y sábados de julio, hasta el día 28 de este mes, en dos pases: a las 22.30 horas y a las 23:30 horas. 

Las entradas pueden adquirirse en el Teatro Lope de Vega, al precio de seis euros, o través de la páginas web del Año Murillo y del ICAS. Los grupos (un mínimo de 10 entradas para un espectáculo) contarán con un descuento del 10 por ciento.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios