La construcción den centro para visitantes

La obra de Marqués del Contadero encalla

  • Urbanismo contradice de nuevo a la empresa y considera que la obra no está terminada.

  • Obliga a reformas y repasos de importancia e insta a la adjudicataria a pedir una nueva prórroga en la ejecución.

El centro de atención al visitante, aún sin terminar. El centro de atención al visitante, aún sin terminar.

El centro de atención al visitante, aún sin terminar. / Juan Carlos Vázquez

Nuevas discrepancias entre Urbanismo y la empresa constructora provocan otro retraso en la finalización de la obra del centro de atención al visitante en el Paseo de Marqués del Contadero, una infraestructura que el Ayuntamiento considera fundamental para potenciar el turismo, sobre todo el de cruceros. La entidad adjudicataria comunicó el 30 de noviembre que la obra estaba concluida, una afirmación que contrasta radicalmente con los informes emitidos por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento, que ejerce la dirección facultativa de los trabajos. Urbanismo sí admite que las obras están en su fase final, pero en ningún caso están concluidas, por lo que ha precisado en un informe (que se reproduce completo en estas páginas) tanto las reformas que restan por ejecutar, como las correspondientes a las diferentes indicaciones que se le han ido dando a la constructora durante los trabajos. Cabe recordar, como avanzó este periódico, que las discrepancias entre ambas partes llegaron a ser tensas en algunos momentos, como se recogía en los informes por escrito a los que accedió este periódico en su día. La empresa adjudicataria llegó a comunicar que se había quedado con 30 céntimos de los fondos disponibles para la obra.

Urbanismo niega que la obra haya acabado, como pretendía hacer creer la adjudicataria

El informe de la Gerencia sobre el estado actual de las obras revela que restan muchas reformas por concluir: la finalización de diversas escaleras, la instalación de vidrios en castilletes, la ejecución de pasarelas metálicas, la finalización de pasarelas metálicas en las rampas, la terminación del lucernario, mejoras en solerías de mármol, la ejecución de apoyos de la estructura del lucernario, la finalización de tareas relacionadas con la climatización, los rodapiés, carpintería, etcétera. El mismo documento recuerda que, con independencia de la obligación de terminar las reformas recogidas en el contrato, la empresa debe afrontar la ejecución de las indicaciones que se le han ido dando durante los trabajos, tales como tareas relacionadas con los alcorques de las palmeras, adoquinado de granito, pavimentos, barandillas, carpintería, sanitarios, etcétera. Por todos estos motivos, dada la "envergadura" de los trabajos que restan por realizar, Urbanismo considera procedente que la empresa solicite un nuevo plazo de terminación de los trabajos.

Fuentes del Ayuntamiento consultadas por este periódico precisaron que la empresa no se ha negado en ningún momento a realizar todo lo que se le ha detallado como tareas pendientes.

Urbanismo emitió un nuevo informe en los últimos días de diciembre en el que recuerda que todos los trabajos pendientes son de "obligada ejecución" por mucho que la empresa considerada terminadas las obras a fecha de 30 de noviembre y solicitase su recepción formal al Ayuntamiento. La empresa se comprometió a efectuar todo lo pendiente a fecha de 30 diciembre. Fuentes municipales admitieron este lunes que las obras no están terminadas, aseguraron que la empresa tiene la mejor voluntad de hacerlo y reconocieron que la finalización de las obras se demorará entre dos y tres semanas. Los técnicos de Urbanismo recuerdan que los "repasos ordenados" serán objeto de fiscalización por los técnicos. Hay casos en los que se incluyen fotografías para evidenciar que hay columnas con defectos evidentes de pintura o estructuras metálicas pendientes de fijación.

La obra de reforma de locales municipales para su apertura como centro integral de atención al visitante ha estado marcada polémica desde su adjudicación, pues el gobierno de Zoido la llevó a cabo en un precio muy a la baja. Por otro lado, el precio final de la obra, por el momento, se encuentra dentro de los límites legales, aunque hay que recordar que Urbanismo tuvo que inyectar 322.000 euros para que la obra siguiera adelante. La obra salió a licitación en 6,6 millones de euros. La empresa adjudicataria se hizo con el proyecto al ofertar muy a la baja: 4,2 millones, lo que suponía un supuesto ahorro para el Ayuntamiento de 2,3 millones de euros. Con el paso del tiempo, la constructora se llegó a plantar si no se le pagaba más para llevar a cabo los trabajos previstos en las estructuras y los refuerzos, claves en la remodelación de todo edificio. Las tensiones entre la dirección facultativa de la obra terminaron con la tramitación correspondiente para satisfacer las exigencias de la constructora, que arrancó la obra el 27 de mayo de 2015 y que debería tenerla lista el 26 de mayo de 2016, un plazo que no se ha cumplido por el tiempo perdido en unas negociaciones en las que Urbanismo llegó a expresar la "gravedad" de los planteamientos de la empresa constructora.

El propio alcalde admitió en otoño que la obra estaba marcada por ciertos problemas, una vez que este periódico publicó que el interventor municipal ha cuestionado ciertos gastos del proyecto. "La obra se ha complicado un poquito con el contratista por determinadas vicisitudes que se han ido resolviendo, pero que han retrasado los plazos comprometidos", explicó Juan Espadas, que añadió: "Han existido algunas dificultades también de interpretación técnica con la Intervención, algo que ocurre en determinadas obras y estamos muy encima para que esto se resuelva y se acabe lo antes posible. Cuando se alargan los plazos de una obra se generan molestias que se podrían ahorrar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios