Sevilla

La pandemia lleva a la Policía Local de Sevilla a batir récords en multas por ‘botellona’

  • El Ayuntamiento de Sevilla espera terminar el año con más de 6.000 denuncias por consumo de alcohol en la calle, un número cuatro veces superior al del ejercicio anterior

Denunciados 15 jóvenes que hacían botellona de madrugada en Sevilla Denunciados 15 jóvenes que hacían botellona de madrugada en Sevilla

Denunciados 15 jóvenes que hacían botellona de madrugada en Sevilla / Emergencias Sevilla

La madrugada del jueves, la Policía Local de Sevilla sorprendió a 15 jóvenes celebrando una botellona en el Paseo Juan Carlos I, junto al río Guadalquivir. Los chicos incumplían las distancias de seguridad, las medidas higiénicas para frenar los contagios del Covid-19 y se habían saltado el toque de queda. Situaciones así se están dando con cierta frecuencia durante este otoño atípico, en el que los agentes municipales redoblan los esfuerzos en la lucha contra la botellona, por el componente de reunión social que ésta entraña, con el consiguiente riesgo para la propagación de la pandemia.

Tanto que va a ser el año en el que se batan todos los récords de denuncias por beber alcohol en la calle, desde que a mediados de la década pasada se aprobara la ley antibotellón. El Ayuntamiento de Sevilla espera terminar 2020 con más de 6.000 multas por este motivo. Sería una cifra cuatro veces superior a la registrada el año pasado. Y eso que durante un trimestre, el segundo del año, apenas hubo multas porque coincidió con el confinamiento.

Fuentes municipales explicaron a este periódico que, desde que la ciudad de Sevilla entrara en una fase de desescalada tras el estado de alarma decretado el pasado mes de marzo, y especialmente a partir de los meses de verano, la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores ha establecido el mayor dispositivo para evitar las concentraciones para el consumo de alcohol en la vía pública por parte de la Policía Local que se ha puesto en la ciudad en mucho tiempo.

En lo que va de año, con datos actualizados hasta finales de septiembre, se han registrado ya 5.284 multas por incumplimiento de la normativa autonómica que prohíbe el consumo de alcohol en la vía pública. No se incluyen aquí las tramitadas durante los meses de octubre y noviembre, en los que la Policía ha intensificado los controles a raíz del establecimiento del toque de queda. De ahí el horizonte que se marca el gobierno local de superar las 6.000 denuncias a final de año.

Sirva la comparación con 2019. El pasado ejercicio, que fue ya un año con un número elevado de sanciones, se registraron 1.717 denuncias. Este dispositivo de la Policía Local, que ha contado con actuaciones preventivas y de control en las zonas más habituales, y con recorridos por distintos puntos donde podían producirse reuniones para el consumo de alcohol, ha permitido que en este tiempo se hayan evitado las grandes concentraciones. La mayor parte de los casos han sido grupos de tamaño pequeño y en muy pocas ocasiones las concentraciones numerosas que se han visto otros años en diferentes puntos de la ciudad.

A esto se añade que conforme la evolución de la crisis sanitaria fue indicando la necesidad de adoptar medidas de mayor gravedad, el gobierno municipal tomó la decisión de reforzar las sanciones, elevando en los casos más graves las multas hasta los 300 euros. Se intentaba así un efecto disuasorio, dada la gravedad para la salud pública que suponen estas concentraciones. También se tomaron otras medidas como adelantar el horario de cierre de los parques, primero a las diez de la noche, y luego a las nueve, con la intención de impedir las concentraciones en determinadas zonas verdes en las que se habían detectado reuniones nocturnas de jóvenes.

No obstante, las mismas fuentes apuntan que desde que se aprobó por el nuevo estado de alarma el toque de queda, que actualmente la Junta fijó en las diez de la noche, el consumo de alcohol en la vía pública de noche es ya residual. En cualquier caso, se mantiene el dispositivo para garantizar el cumplimiento de las normativas establecidas por las autoridades sanitarias.

"La Policía Local está realizando un enorme esfuerzo desde marzo y esto ha permitido un mayor control que otros años en un fenómeno como las concentraciones para el consumo de alcohol en la vía pública, que se han convertido en un problema de salud pública ante el riesgo de contagios que suponen. Hemos batido este año todos los registros en la lucha contra este fenómeno con un amplio dispositivo repartido por distintos puntos de la ciudad", explicó el delegado de Gobernación, Juan Carlos Cabrera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios