situación de la cuenca del guadalquivir | los efectos de la falta de precipitaciones

Los pantanos destinados a los cultivos están en prealerta por falta de agua

  • Si no hay lluvias a partir de octubre, la Confederación tendrá que plantearse restricciones al regadío. Los embalses para consumo humano están en buena situación y sin problemas

La escasez de lluvias de los últimos años está afectando especialmente a los pantanos de la cuenca del Guadalquivir que se usan para el riego de cultivos de Sevilla y su provincia, una situación que ha llevado esta semana al arzobispo de Sevilla a plantear su preocupación por las consecuencias que esto tiene para agricultores y ganaderos, así como a reclamar que se recen plegarias para que llueva.

Estado de los embalses de Sevilla Estado de los embalses de Sevilla

Estado de los embalses de Sevilla / Dpto. Infografía

Los embalses en situación preocupante son los de Torre del Águila (al 3% de su capacidad) y Puebla de Cazalla (al 13%), así como los que abastecen a la mayor parte del regadío sevillano en las provincias de Jaén y Córdoba, ya que la zona oriental registra menos precipitaciones que la occidental. Esta realidad ha llevado a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) a declarar una situación de "prealerta" que supone empezar a plantearse serias medidas de ahorro de agua en las zonas regables de la cuenca, si no llueve al comienzo del próximo año hidrológico que arranca el 1 de octubre de 2017.

Esa falta de agua hace que los embalses de la cuenca estén de media al 53,6% de su capacidad. Sin embargo, la escasez de agua no se da, de momento, en los pantanos que abastecen a la población de Sevilla para el consumo humano. Al contrario de lo que sucede con las presas para riego, las que surten a Emasesa, Aljarafesa y el resto de municipios de la provincia de Sevilla están en buena situación. A fecha del pasado domingo 7 de mayo, Melonares está al 100% de su capacidad, El Gergal al 99,96%, Zufre al 85,54%, Aracena al 85,09%, Minilla al 71,61% y Cala al 62,37%, por citar los que abastecen a Emasesa. El Pintado, que da servicio a Aljarafesa, está al 60,43%, el Huesna al 82,31% y el Retortillo (que da agua a la zona de Écija, Sierra Sur y Norte) al 86,24%.

Desde la Confederación, Nuria Jiménez, jefa de servicio de explotación, aclaró ayer a este periódico que los embalses de Sevilla están mejor que la media de la cuenca porque lo habitual es que las provincias orientales (Jaén y Granada) reciban menos lluvias que las occidentales

Desde Feragua, la asociación de comunidad de regantes de Andalucía, su secretario general, Pedro Parias, aseguró que si entramos en otro año medio seco habrá que aplicar restricciones de agua en los cultivos de riego. El olivar puede aguantar, pero no así los cítricos y las frutas de hueso, por lo que apostó por ahorrar al máximo: "cuanto más nos apretemos más agua quedará para el año que viene".

Según datos de la Confederación, éste es el cuarto año hidrológico consecutivo en el que la pluviometría registrada está por debajo de la media histórica. Como ya sucedió con el anterior, este ha sido más seco de lo normal, con un déficit de precipitaciones del 14 % respecto al mismo periodo de los últimos 25 años. Estas lluvias han generado unas aportaciones a los embalses de 1076 hectómetros cúbicos. Actualmente, los embalses de la cuenca, que en el inicio del año hidrológico se encontraban al 48,82%, están ahora al 53,6% de su capacidad con 4.361 hectómetros cúbicos de agua embalsada.

La comisión de desembalse de agua de la CHG autorizó el pasado 25 de abril en la cabecera de las grandes zonas regables, o en el punto de captación de las concesiones individuales, un límite de 5.500 metros cúbicos por hectárea (algo menos de los 6.000 del año anterior), con la excepción de la Zona Regable de Salado de Morón que, debido a la situación del embalse Torre del Águila, no tendrá dotación de agua.

La solución para estos regantes vendrá en julio, mes en el que la Confederación ha prometido tener lista la interconexión con el Canal del Bajo Guadalquivir. Feragua denunció recientemente que "la obra lleva ejecutada desde 2009 pero jamás llegó a ponerse en funcionamiento, lo que ha dado lugar a que se produzcan robos y actos vandálicos que han inutilizado la estación de bombeo" y acusó a la Confederación de "burocracia y dejadez administrativa". Así pues. la obra que ha retomado la Confederación consiste únicamente en reparar los daños para que funcione esta interconexión que permita trasvasar aguas para atender la demanda de riego.

La Zona Regable del Río Corbones que se abastece del embalse de Puebla de Cazalla se queda también sin dotación de agua porque la presa está a poco más del 13% de su capacidad y si se suelta agua no llegaría al mínimo ambiental para mantener en buen estado la biodiversidad que acoge. La mayor parte de esta zona regable se compone de olivar, que aguanta mejor la falta de agua.

En mejor situación están los embalses para regadío de José Torán (80,07%) y el del Agrio (95,96%), ambos en el municipio de Sevilla. Del José Torán se abastecen los arroceros en su mayor parte y del Agrio las industrias termosolares de Sanlúcar y las de Aznalcóllar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios