Sevilla

Una parada muy parada

  • La estación de teleféricos de la Cartuja sigue abandonada 25 años después la Expo.

La estación de teleféricos junto al Pabellón de México sigue abandonada e inutilizada. Donde paraban las cabinas ahora se resguardan las palomas. La suciedad y la dejadez que sufre desde su cierre hacen de ella un lugar sólo utilizado como aparcamiento indebido por decenas de vehículos. Cualquier comparación con su estado hace 25 años durante la Exposición Universal de 1992 es cruel para una edificación que recibió a miles de personas y que fue parte de un medio de transporte que permitió sobrevolar Sevilla desde la Estación de Plaza de Armas hasta la Isla de la Cartuja en aproximadamente 15 minutos.

Las escaleras mecánicas o convencionales están incorrectamente valladas, permitiendo así el peligroso acceso a la estación, en la que también se observan desperdicios como botellas rotas, bolsas de plástico o multitud de pintadas que decoran los soportes por los que las 135 cabinas diseñadas por la empresa italiana Leitner iban y venían.

La parada, situada entre el Camino de los Descubrimientos y la calle Tomas Alba Edison, sirve de telón de fondo para miles de trabajadores y alumnos universitarios que pasan ante ella diariamente. "Mi madre me montaba en Torneo y yo me bajaba aquí para pasar el día entero en la Expo", recuerda un viandante al que acompaña un joven estudiante que dijo que "no sabía que aquí hubiera habido un telecabinas". Estos dos testimonios se unen al de un conductor que aparca junto a una de sus puertas mientras cuenta que "ojalá volviera a funcionar porque aparcar en la Cartuja está complicadísimo".

La realidad actual de este y otros elementos legados de la Exposición Universal de 1992 contrasta con el esplendor con que fueron puestos en marcha a principios de los noventa. Concretamente, el servicio de telecabinas arrancó en el Corpus Christi de 1991 y tan sólo duró tres años, ya que en 1995 se detuvo y en 2006 se desmontó. La única parte reutilizada es la estación de origen de Plaza de Armas, en la que Lipasam tiene un parque auxiliar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios