Sevilla

La patronal Gaesco lamenta que no hay vivienda pública para 12.351 inscritos

Comentarios 1

La asociación empresarial sevillana de promotores y constructores de Sevilla (Gaesco) se queja de la ausencia total de vivienda social para cubrir la demanda que existe en la capital sevillana y en toda Andalucía. Si en la ciudad de Sevilla son 12.351 los inscritos en el Registro de Demandantes de vivienda, según el Ayuntamiento; en la comunidad esta cifra se eleva nada menos que a 103.000 personas inscritas con necesidades de vivienda, según el dato ofrecido al sector por la Junta en las negociaciones del nuevo Plan marco de Vivienda y Suelo.

En opinión de Juan Aguilera, gerente de Gaesco, "la falta de vivienda pública para atender la oferta y las perspectivas de futuro más negras que tenemos por delante" resumen la situación. La patronal considera que el procedimiento de adjudicación de viviendas "podría mejorarse" para que sea más ágil, pero "aunque así fuera el problema clave es que con las viviendas vacías que hay disponibles tampoco habría suficientes para cubrir la demanda".

El gerente insiste en que la solución está en construir más vivienda social. "No hay vivienda social y existe una demanda brutal frente a una oferta nula y eso hace saltar chispas", se quejó. En la capital el Ayuntamiento cifra en 350 viviendas públicas las que están disponibles aún sin adjudicar de titularidad municipal. La Junta de Andalucía calculó esta semana que en la capital como mucho tendría 10 públicas vacías, no más, repartidas por el Tiro de Línea, Sevilla Este y Cerro Amate. En ocho de ellas ha realojado a parte de las familias de la Corrala Utopía.

Los constructores y promotores censuran la negativa de la administración autonómica a construir más viviendas públicas, y así lo ha dejado claro en el Plan marco de Vivienda y Suelo que está redactando la Junta. "Ese plan dice que sobran viviendas sociales y que no se harán más ni en venta ni en alquiler, y sólo habla de actuaciones de rehabilitación y de infravivienda", declaraba el viernes a este periódico. Los promores y constructores insisten en que "el futuro es negro" si la Junta no se compromete más en la construcción de vivienda social.

Sobre el cambio de venta a alquiler social para agilizar la salida de la vivienda pública disponible, Gaesco advierte de un problema. "El alquiler es más fácilmente colocable, pero eso tiene detrás el tema de quién paga el préstamo de la construcción de la vivienda de nueva planta". Aguilera cuenta que Gaesco tiene el problema del pago de las subsidiaciones de promociones que se construyeron en régimen de alquiler con opción a compra. Así pues, la patronal apuesta por estudiar en cada caso si es posible este cambio y que las administraciones paguen lo que deban antes de ese cambio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios