Fragmentos

¿Ha perdido influencia Sevilla?

Comentarios 3

Lo que pregunto es si Sevilla ha perdido influencia como ciudad en Andalucía, en España y, por supuesto, en Europa. Creo que sí. O al menos, me lo parece. Voy a tratar de argumentarlo. Ser un destino muy deseado y apetecible de viaje y congresos no significa ser una ciudad influyente. Creo que para muchos viajeros es un destino diferente, atractivo y algo exótico y, además, está en Europa. Es decir, con seguridad y buenos hospitales. Poco más que para los viajeros románticos del siglo XIX que buscaban la salida de las cigarreras de la Fábrica de Tabacos, bajo el influjo de la Carmen (1845) de Prosper Mérimée. Y las noticias y dibujos de los viajes de Alejandro Dumas y Gustavo Doré.

Hoy en día aún somos la cuarta ciudad de España en población, con Zaragoza pisándonos los talones. No estamos entre las diez primeras ciudades de España en mayor proporción de empleo industrial o en el sector servicios. Como las estadísticas económicas no son mi fuerte, pasemos a ver la relevancia de Sevilla en el sector cultural, que muchos pueden pensar que en esto sí seremos fuertes. Pero lo siento, en actividades culturales tampoco destacamos.

Sevilla está en el número 6 del índice por calidad e innovación de la oferta cultural

Según el último Observatorio de la Cultura. La Cultura en España en 2017 de la Fundación Contemporánea, Sevilla está en el número seis del índice por calidad e innovación de oferta cultural, detrás de Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia y Málaga. Esa es la realidad. Y en lo mejor del año 2017 en cultura no aparece ninguna actividad celebrada en Sevilla hasta el número treinta y uno, con el Año Murillo. Y por si alguno de ustedes se hace la pregunta de cuál es el nivel de Sevilla en Andalucía, les diré que entre las diez actividades culturales consideradas lo mejor del año hay siete de Málaga y dos en Sevilla y una en Jaén, el recién abierto Museo Íbero.

¿Cómo se pueden mejorar estos resultados? Con más y mejores infraestructuras culturales y más presupuesto de actividades. Y más y mejores infraestructuras de todo tipo. Pero como ustedes saben, las aportaciones presupuestarias para 2018 no atienden las necesidades de Sevilla en ninguno de esos campos.

Y ahí es donde se vuelve relevante la pregunta del inicio: ¿Sevilla ha perdido la influencia económica, social y política precisa para conseguir los presupuestos de las obras y mejoras que necesitamos? Parece ser que sí. ¿Cuánto tiempo hay que estar como ciudad con la mano extendida y en qué puerta para que nos atiendan? ¿Para cuándo las mejoras del Museo de Bellas Artes y del Museo Arqueológico? ¿Y para tantos y tantos proyectos pendientes de todo tipo, incluyendo en primer lugar la red de Metro? Y no miren ustedes a la Casa Grande de la Plaza Nueva. Que no son los únicos responsables, Corporación tras Corporación, de la menor influencia de Sevilla.

Sectores empresariales, partidos políticos, medios de comunicación locales y todos los que deberíamos estar trabajando por ese objetivo. Pongámonos todos detrás de la pancarta: Sevilla, lo primero. Porque sin influencia no conseguiremos resolver los objetivos de igualdad para los sevillanos que tanto nos deben preocupar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios