Contenido ofrecido por Universidad Pablo de Olavide

Un puente entre las dos orillas

  • El escritor Pedro Canales proclamó la necesidad de conocer la realidad de los conflictos antes de juzgar

Pedro Canales, experto en El Magreb Pedro Canales, experto en El Magreb

Pedro Canales, experto en El Magreb

La sociedad debe saber el problema y las tensiones existentes en las dos orillas del Mediterráneo, la del norte de África y Oriente Medio y la de Europa. Los alumnos que han estado asistiendo al curso Magreb, Oriente Medio y Europa. Entendimiento entre culturas. Relaciones y desafíos que ha organizado la Universidad Pablo de Olavide, han podido darse cuenta de que vivimos, dicho por los expertos en la materia, “en un mundo gris que aborda los conflictos sin saber realmente su proyección”.

Han aprendido que Europa tiene mucho que ver en los sucesivos conflictos que acaecen en esta parte del mundo y que tiene el deber de intentar resolverlos. En el día de ayer, los alumnos que decidieron acudir a las aulas de esta sede de la UPO en la ciudad de Carmona pudieron conocer el testimonio de uno de los mayores expertos en el Magreb que existen a día de hoy como es Pedro Canales. El escritor y periodista, colaborador de Atalayar y coautor del libro En el nombre de Alá. La red secreta del terrorismo islamista en España explicó a los asistentes la creencia de que “haya peligro islamista. No viene el lobo. Hay más de señuelos y cortinas de humo que de realidad” aunque reconoció que “hay numerosos puntos conflictivos”.

Abordó con mucho detalle la actualidad de Argelia o Libia de la que comentó que “el origen de sus problemas es complejo porque era el producto de una reacción occidental contra algunos proyectos que estaba llevando a cabo Gadafi en conjunto con otros países del área asiática, Rusia o Brasil que querían hacer una guerra contra la “dolarización” del mercado mundial y eso Estados Unidos no lo podía aceptar”. Prosiguió explicando que “la intervención fue promovida por Francia, arrastrando a otros países de Europa y provocó la entrada de Estados Unidos, supuestamente, para solucionar el conflicto. Aun así, en el origen, fue una reacción militar occidental la que provocó la desintegración del país”.

En otro orden de cosas, quiso rechazar la visión negativa generalizada que existe sobre las ONGs, “a veces, las organizaciones xenófobas las utilizan como pretexto para oponerse al conjunto. Alguna acción podría ser punible pero oponerse a la acción humanitaria es abusivo”.