Sevilla

El hotel del rascacielos propone una ventilación para lograr las 5 estrellas

  • Sin tocar los ventanales, el aire exterior se tomará de los conductos propios del edificio.

La entidad Caixabank, propietaria del rascacielos de la Cartuja,  asegura haber presentado en los últimos días al Ayuntamiento de Sevilla una propuesta de sistema de ventilación manual para el interior del futuro hotel, con la que espera salvar el escollo técnico que le impide hasta ahora pasar de una categoría actual de tres estrellas -una solución provisional- a la categoría de cinco estrellas y premium a la que aspira.   

Esta solución de la Junta de Andalucía de calificarlo provisionalmente con tres estrellas ha permitido que el Ayuntamiento pueda darle licencia municipal de obra. Según la entidad financiera, lo previsto es que esta misma semana comiencen los trabajos para adaptar el edificio a hotel.

Dado que las ventanas no pueden abrirse por seguridad, la solución consiste en añadir a la ventilación mecánica con la que ya cuenta el edificio ("uno de los más modernos y sostenibles sistemas de ventilación climatizada", señala Caixabank), una ventilación manual que toma el aire del exterior de los conductos que van por el edificio. La propiedad de la llamada Torre Pelli -rebautizada como Torre Sevilla- recalca que con esta opción no se tocan las ventanas ni la fachada. "No hay ventanitas pequeñas por las que se toma el aire exterior. En ningún momento se rompen las ventanas ni se tocan lo más mínimo. La construcción del edificio permite la entrada de aire sin afectar a la fachada", reiteró ayer un portavoz de Caixabank a este periódico. 

La entidad explica que, dejando intactos los gigantescos ventanales, el sistema manual permite que el cliente del hotel pueda activar desde dentro de la habitación el sistema que permite hacer entrar el aire del exterior. 

 Como adelantó este periódico el pasado 6 de abril, el hotel de lujo de cinco estrellas y categoría premium que se construirá en las últimas plantas de la Torre Sevilla cuenta hoy por hoy con una clasificación de establecimiento de tres estrellas por parte de la delegación territorial de Turismo de la Junta de Andalucía. Esta calificación es la que -paradójicamente- ha permitido al Ayuntamiento de Sevilla conceder el pasaso 30 de marzo de 2016 la licencia de obras para adaptar a hotel las últimas plantas del rascacielos. Urbanismo en ningún caso ha entrado a valorar las estrellas que tiene o tendrá el establecimiento. 

Así pues, al final se ha confirmado que el informe con la clasificación administrativa de este establecimiento hotelero -otorgado por la Junta también en marzo- era un requisito indispensable para que la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento pudiera dar licencia de obras al hotel de la torre, frente a lo que venía afirmando la Junta. 

Caixabank admitió este mes a preguntas de este diario que, en efecto, el hotel está calificado como alojamiento tres estrellas, pero recalcó que el proyecto del hotel requiere modificaciones en partes estructurales en la Torre Sevilla que facilitarán que la Junta permita una calificación superior. Por ejemplo: las escaleras de toda la torre se ensancharán para cumplir con esa normativa. La norma actual de la Junta exige escaleras de 1,5 metros de anchura para hoteles de cinco estrellas, frente a los 1,3 metros del proyecto de hotel aprobado. 

Sin la ventilación y sin la anchura de escaleras que estipula la norma actual de la Junta (Decreto 143/2014 que regula la organización y funcionamiento del Registro de Turismo de Andalucía), la clasificación administrativa de este establecimiento hotelero no podía ir más allá de un tres estrellas. La situación cambiará cuando la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía modifique el decreto, lo que sucederá, según la administración andaluza, antes de finales de este año 2016. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios