Sevilla

Una niña de un año resulta herida en un tiroteo en las chabolas del Vacie

  • La Policía cree que el autor del disparo quería matar al padre del bebé, pero erró el tiro y le dio a la pequeña en el hombro · Los implicados son todos portugueses y pertenecen a la misma familia

Una niña de un año resultó ayer herida de gravedad al recibir un disparo en el asentamiento chabolista del Vacie. La víctima de este tiroteo se encuentra ingresada en el Hospital Virgen Macarena y en principio su vida no corre peligro, ya que el proyectil le atravesó el hombro y no quedó alojado en el cuerpo de la pequeña. Al mediodía de ayer la Policía Nacional había detenido a una persona en relación con estos hechos, aunque las investigaciones apuntan a que se trata del hombre que proporcionó el arma al autor material del disparo.

El tiroteo ocurrió sobre las nueve y media de la mañana de ayer. Este suceso podría responder a un ajuste de cuentas entre miembros de una familia de nacionalidad portuguesa radicada en el poblado desde hace años. El agresor intentó disparar contra el padre de la niña que resultó herida, pero erró el tiro y alcanzó a la menor en el hombro. El bebé se encontraba en esos momentos en brazos de su madre y a poca distancia de su padre. Tanto el agresor como la víctima son familiares directos, según explicaron a este periódico varios vecinos del asentamiento.

Tras el disparo se generó un revuelo importante en El Vacie. La niña herida fue trasladada al hospital y en cuestión de minutos la Policía tomó el asentamiento para evitar posibles venganzas. Los agentes de la Unidad de Intervención -especializados en antidisturbios- cerraron las dos entradas al poblado e impidieron que ninguna persona entrara o saliera del mismo durante varias horas. Mientras tanto, policías de la unidad científica recababan pruebas en el interior del Vacie y los agentes de los grupos de Homicidios y Atracos tomaban declaración a posibles testigos e inspeccionaban el lugar de los hechos.

Durante la misma mañana, la Policía detuvo a una persona relacionada con estos hechos, aunque todo apunta a que este hombre es únicamente quien vendió el arma al autor del tiroteo, que continuaba huido, según indicó a este periódico un portavoz de la Jefatura Superior de Policía. El disparo se realizó con un revólver cuya procedencia también está siendo investigada por los agentes.

De hecho, no se descarta que los implicados en el tiroteo estén relacionados de alguna manera con el tráfico de armas y con algunas de las bandas dedicadas a esta práctica ilícita desmanteladas en las últimas semanas, tanto en este asentamiento chabolista como en las Tres Mil Viviendas. Para evitar posibles represalias, la Policía mantuvo durante toda la jornada de ayer presencia estable en el asentamiento y sus alrededores, así como en la puerta de Urgencias del Hospital Macarena.

El tiroteo de ayer recuerda al ocurrido en diciembre de 2005, en el que resultó herido un hombre y que motivó que la familia Suárez tuviera que salir del asentamiento y fuera realojada por el Ayuntamiento en el albergue juvenil de la calle Isaac Peral, junto a la avenida de la Palmera. Diez días después, uno de los realojados asesinó a un celador del Hospital Virgen del Rocío que circulaba por la puerta del albergue y atropelló sin causar heridas a una niña de la familia.

Los vecinos del poblado que intentaban acceder a sus viviendas ayer por la mañana se encontraban de frente con el cordón policial que no les dejaba pasar. Uno de ellos era José Ramires Dos Santos, vigilante de seguridad que tenía que estar en Córdoba a las dos de la tarde y quería coger algo de comida. Al final la Policía dejó pasar a su mujer, tras haberle registrado antes el bolso y la nevera que llevaba. Muchos familiares de los implicados en el tiroteo también intentaban acceder al poblado sin éxito. Hubo hasta quien intentó hacerlo por la vía del ingenio. "Agente, por favor, que tengo que ir a una boda y me tengo que arreglar". "Tendrá que esperar un poco". Sólo pasó una unidad del servicio de emergencias del 061 que alguien avisó más de una hora después del tiroteo, cuando la niña ya estaba siendo atendida en el hospital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios