Urbanismo

A revisión el tejaroz del mirador de una casa señorial de Santa Cruz

  • Urbanismo estima en casi 50.000 euros la inversión necesaria para garantizar la seguridad del edificio

El edificio se encuentra en el número 1 de la calle Cano y Cueto. El edificio se encuentra en el número 1 de la calle Cano y Cueto.

El edificio se encuentra en el número 1 de la calle Cano y Cueto. / Belén Vargas

Una joya del regionalismo que necesita una revisión. La Gerencia de Urbanismo ha ordenado la ejecución de medidas urgentes y un trámite de audiencia para otras actuaciones para el mantenimiento de las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público de un inmueble que se encuentra junto a los Jardines de Murillo.

Los técnicos exigen a la propiedad del edificio que cuenta con nivel de protección B la revisión del tejaroz del mirador de esquina y de todos los vuelos de fachada, incluso los revestimientos y molduras perimetrales, para detectar los elementos dañados, sueltos e inestables que generan riesgo de desprendimiento. La Gerencia recomienda su estabilización provisional hasta la reparación definitiva mediante la inclusión de medidas de seguridad provisionales tales como malla o red resistente envolvente, anclada a fachada o solución alternativa, desmontando sólo piezas puntuales que no admitan otra solución. La partida para estas obras urgentes es de 9.701 euros.

Si a criterio del técnico director de las obras no fuera posible garantizar la capacidad portante de los vuelos mediante las medidas provisionales que lo habiliten para su uso, se procederá a la clausura temporal de tantos voladizos o partes de estos como sea necesario y deberán quedarse sin uso hasta su reparación definitiva. Junto a Santa María La Blanca, la vivienda de carácter señorial proyectada por Aníbal González retoma los valores de la arquitectura regionalista.

En el expediente aparece otras series de obras no urgentes que consisten en la reparación del tejaroz del mirador de esquina, incluyendo sus pletinas, azulejos, tablero soporte y tejas, y de todos los vuelos de fachada del edificio en el que se hayan detectado daños durante la ejecución de la intervención urgente mediante el refuerzo o la sustitución de los elementos metálicos dañados.

La propiedad deberá realizar un tratamiento de esas zonas de la fachada para garantizar su protección, saneado y reparación o sustitución de los azulejos y de los revestimientos y cornisas perimetrales afectados, con impermeabilización adecuada de la cara superior de los elementos volados garantizando la correcta evacuación de las aguas. Estos trabajos cuentan con un presupuesto estimado de 37.295 euros.

Detalle de uno de los balcones del inmueble protegido. Detalle de uno de los balcones del inmueble protegido.

Detalle de uno de los balcones del inmueble protegido. / Belén Vargas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios