Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Sevilla

Los sindicatos alertan de falta de control en la contrata de Parques y Jardines

  • El Ayuntamiento defiende que exige al servicio externalizado estadísticas "rutinarias" de las labores. CCOO y CSIF recuerdan que las talas no las ha realizado personal municipal.

Primero fueron los ciudadanos, luego los partidos políticos y ahora los sindicatos. Se abre un nuevo escenario de confrontación en la polémica suscitada por la tala de árboles en las calles de Sevilla. Los representantes de los trabajadores han salido a la palestra para despejar cualquier duda sobre los empleados municipales. CCOO y CSIF recordaron este jueves que las labores de apeo acometidas las últimas semanas en Almirante Lobo y Virgen de la Sierra las han llevado a cabo las empresas del macrocontrato de Parques y Jardines, trabajos de los que alertan que no cuentan con control suficiente por parte del Ayuntamiento. El gobierno local se defiende de esta acusación al asegurar que periódicamente se exige a dichas empresas estadísticas de las labores ejecutadas.

Nueva vuelta de tuerca en la tala de árboles. Los sindicatos también se han hecho eco de la polémica para despejar cualquier duda sobre la responsabilidad de los funcionarios municipales en estos trabajos, que realiza el personal de las empresas contratadas por Parques y Jardines. CCOO recordó que actualmente la plantilla municipal sólo cuenta con una cuadrilla de poda, compuesta por ocho empleados "para toda la ciudad", una labor de la que antes se encargaban tres cuadrillas.

Este sindicato lamenta que la plantilla de Parques y Jardines ha sufrido una merma los últimos años del 40%, debido a la "privatización" del servicio. Dicha externalización, según este sindicato, se reliza sin demasiado control por parte del área correspondiente. "El cuidado de la mayoría de parques, jardines y glorietas ha sido privatizado sin que se den instrucciones para que se realice el control del servicio de las empresas", asegura la central sindical. A ello añade que ciertos trabajos han de ser completados después por personal municipal. El caso más reciente ocurrió el pasado jueves, cuando los funcionarios tuvieron que acudir al Parque de María Luisa a finalizar una labor que las empresas contratadas habían realizado de forma "inadecuada".

El Ayuntamiento respondió a estas acusaciones asegurando que la plantilla de funcionarios municipales de Parques y Jardines la integran actualmente 160 empleados, los cuales están destinados a labores de mantenimiento, poda y jardín en los "parques históricos" de la ciudad. También quiso dejar claro que los trabajos que acometen las seis empresas del macrocontrato de externalización de servicios (cada una actúa en una zona distinta de la capital) están supervisados por la Administración local. "Tienen un control rutinario. Se les exige con bastante regularidad que pasen estadísticas sobre las labores que llevan a cabo", señalan fuentes municipales, que recuerdan que dicho servicio ya se privatizó cuando gobernaban PSOE e IU.

CSIF también dejó claro este jueves que los trabajadores de Parques y Jardines no son culpables de las "polémicas podas" en las citadas calles. "Determinados expertos han puesto en duda la profesionalidad de los técnicos de este servicio, algo que no podemos aceptar", manifestó este sindicato, que recordó que el arbolado urbano siempre es talado cuando hay que renovar las redes de saneamiento. "Los políticos deciden las obras que desean ejecutar, pero no se puede hacer un túnel, un parking o levantar tuberías sin eliminar los árboles que existen", incidió CSIF.

Sobre la labor de estos técnicos se pronunció este jueves el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, quien insistió en que las talas en Almirante Lobo y Virgen de la Sierra responden a "un proyecto y a unos informes técnicos, con lo que no estamos ocultando nada ni haciéndolo por capricho". Vílchez culpó a la oposición de poner en entredicho los informes de los funcionarios "cuyo trabajo deberían respetar". Además, recordó que se está elaborando un programa de plantaciones "en el que se adecue la especie a la calle".

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, aludió a la queja de los Ecologistas admitida a trámite por el Defensor del Pueblo por no pasarles el informe sobre las talas. Zoido aseguró que "el Ayuntamiento está para dar cumplida información a todo el que lo solicite".

Cruce de acusaciones que llegan a Baena

María Jesús Serrano, consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, y el portavoz socialista Juan Espadas, se pronunciaron ayer en su visita a los huertos urbanos de Miraflores sobre las últimas talas acometidas en las calles Almirante Lobo y Virgen de la Sierra.

Ambos estaban de acuerdo en que el alcalde debe pedir disculpas y reconocer el "error". Serrano afirmó que "este procedimiento es lo último que se debería hacer porque hay muchas maneras de corregir si un árbol está enfermo". La consejera criticó el hecho de que el Ayuntamiento haya apelado a la "herencia recibida", al considerar que dicho argumento "está ya un poco manido". Serrano apuntó que un árbol puede someterse a diversos tratamientos antes de ser podado. Destacó que si los árboles "molestaban" en esa avenida "se podrían haber trasplantado a otros lugares, pero nunca matarlos porque cuesta muchísimo trabajo que un árbol crezca y tenga categoría de adulto".

Juan Espadas indicó también que Zoido protagoniza un "espectáculo bochornoso al no saber salir del atolladero en el que se ha metido". El socialista lamentó la "absoluta falta de sensibilidad, proyecto y claridad de ideas" del Ayuntamiento respecto a este tema. Añadió que el gobierno local se dedica únicamente a buscar justificaciones: "El jueves dijo que era vandalismo y el día antes que todos los plátanos de sombra están mal, lo que espero que no signifique que los van a cortar todos". Espadas afirmó que para talar un árbol debe "haber una justificación clara".

Por su parte, el Ayuntamiento recordó que Ecologistas en Acción de Baena (Córdoba), donde fue alcaldesa la consejera de Medio Ambiente, ya denunció en 2013 la poda constante de árboles. Francisco Ordóñez, portavoz del grupo ecologista, manifestó su disconformidad con la tala de un almendro en el municipio. Por tal motivo, esgrimió el mismo argumento dado ahora por Serrano: "existen muchas alternativas antes de cortarlo, pero han tomado la decisión más traumática y dañina". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios