Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Sevilla

La huelga del taxi en Sevilla se levanta

  • Los profesionales del sector emulan a sus compañeros de Barcelona y Madrid y volverán al servicio habitual a partir de este jueves

Una joven camina con su maleta en la estación de Santa Justa Una joven camina con su maleta en la estación de Santa Justa

Una joven camina con su maleta en la estación de Santa Justa / Belén Vargas

Comentarios 3

Los taxistas sevillanos han levantado la noche de este miércoles la huelga indefinida que mantenían desde el fin de semana. Lo hicieron, tal como habían acordado a mediodía, siguiendo la decisión tomada por sus compañeros de Madrid y Barcelona. Los taxis saldrán ya este jueves con normalidad y habrá una tregua al menos hasta el 15 de septiembre, cuando los representantes del sector volverán a encontrarse con el Ministerio de Fomento

Mientras tanto, se prestará servicio con normalidad en las calles de Sevilla. Muchos de los taxistas se marcharán de vacaciones en agosto, como tenían previsto, cuando el servicio será acorde al volumen de desplazamientos de la capital. Es decir, mucho más reducido que el resto del año.

Ya los taxistas habían aprobado un plan con unos servicios mínimos del 25%, una cifra muy elevada para tratarse del mes de agosto. De esta manera manifestaban públicamente que seguían con la huelga indefinida y no daban una imagen de rendición, pero en la práctica esta medida suponía funcionar casi como cualquier mes de agosto.

En la misma asamblea, celebrada en uno de los laterales de la estación de Santa Justa, los profesionales del sector acordaron también que levantarían la huelga en el caso de que así lo hicieran sus compañeros de las dos grandes capitales españolas.

La reunión, que fue menos multitudinaria que la del lunes, empezó tres cuartos de hora tarde porque hubo que esperar a los taxistas del aeropuerto de San Pablo. Allí, subidos a un banco y con un megáfono que fallaba demasiado, los representantes de las asociaciones mayoritarias pidieron a sus compañeros que se preparen para una lucha que será larga y que se prolongará en el tiempo porque las leyes no se pueden cambiar de un día para otro. Y para resistir hay que aflojar la presión.

Mantener una huelga en agosto, con la mayoría de los clientes de vacaciones, suponía demasiado esfuerzo para un escaso beneficio.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios