Sevilla FC

Esperando el pistoletazo de salida

  • Atendiendo a la promesa de Monchi de empezar a ilusionar a la afición con fichajes “en la primera semana de julio”, el Sevilla se prepara para iniciar la planificación

Monchi, llegando en su coche a la ciudad deportiva.

Monchi, llegando en su coche a la ciudad deportiva. / Antonio Pizarro

Aunque parezca todo muy parado y lejano, no debe tardar mucho el inicio de los movimientos si atendemos a las palabras del hacedor supremo en el Sevilla. Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, anunció en el acto de los Fieles de Nervión que no habrá que esperar a septiembre para que el sevillismo empiece a ilusionarse con los primeros nombres de refuerzos, sino que será “en la primera semana de julio” (sic) cuando el Sevilla 2022-23 empiece a tomar forma.

Cuando lo dice el de San Fernando, en un foro además como el que escogió para lanzar ese mensaje, es porque tiene datos y operaciones avanzadas independientemente de que la venta de Koundé se demore más o menos en el tiempo. Está claro que es la del francés la operación que va a marcar toda la planificación, pero también hay puntaditas con las que el director general deportivo espera ir calentando motores y generando las primeras alegrías y sonrisas entre la parroquia sevillista.

El Sevilla ya ha ingresado en la caja los 31 ó 32 millones de fijo en que se cifró el traspaso de Diego Carlos al Aston Villa –además por la velocidad que tomó la operación se supone que al contado– y los algo más de 3 por la marcha definitiva de Pozo al Almería. Independientemente de que esos millones computen en el ejercicio 2021-22 a efectos contables, proporcionarán algo de músculo económico para acudir al mercado. Será sin dispendios y con muchas reservas, está claro, porque además las restricciones de la UEFA y LaLiga con el gasto y el límite salarial no permiten más alegrías de la cuenta y en la plantilla del Sevilla hay varios jugadores con la ficha muy alta. Pero al menos Monchi tiene perritas en el monedero para algún caramelito, como ha prometido para “la primera semana de julio”.

Sólo falta esperar a que concluya el ejercicio este jueves 30 de junio. A partir de ahí hay contratos que expiran, otros que entran en su último año y acuerdos alcanzados que se pueden anunciar.

Como es sabido, el Sevilla tiene varios frentes abiertos y Monchi trabaja con tanto sigilo que nadie en el club, ni siquiera el presidente, conoce sus pasos. Hay quien reconoce que ni sus colaboradores en la dirección deportiva tienen conocimiento a ciencia cierta de sus intenciones más allá de los informes que se elaboran de cientos y cientos de jugadores.

Como que también algunas de las operaciones de fichajes están a expensas de las salidas, con especial importancia en la de Koundé por el montante que se prevé en una operación presuntamente con el Chelsea, aunque habrá que ver qué ocurre al final con los deseos del Barcelona. Sí está más claro que un central debe llegar para paliar la venta de Diego Carlos y quizá por ahí podrían ir los tiros de la promesa del gestor gaditano con respecto a la primera semana de julio.

Se entiende que se refiere a la próxima, por lo que a partir del lunes podría decirse que llegaría el pistoletazo de salida. En ésta (el 1 de julio es viernes) pues todos convendríamos en que no hay tiempo material y sería la de las vueltas de reconocimiento, siguiendo con el simil del automovilismo.

Aún hay mucho verano por delante, pero aunque parece que no se mueve nada, entre bambalinas hay operaciones en marcha. No en vano, dentro de las dificultades económicas generalizadas en el fútbol, el Sevilla puede decirse que está en mejor posición que otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios