Sevilla FC

La Liga como necesidad vital

  • El Sevilla aparca la Champions y se centra en Balaídos, donde toman el partido como una final

  • "Tenemos que asegurar la Europa League como sea", pide David Soria

Vincenzo Montella observa el entrenamiento junto a Escudero, con Roque Mesa al fondo difuminado. Vincenzo Montella observa el entrenamiento junto a Escudero, con Roque Mesa al fondo difuminado.

Vincenzo Montella observa el entrenamiento junto a Escudero, con Roque Mesa al fondo difuminado. / antonio pizarro

La Liga de Campeones queda aparcada. Al menos eso es lo que intentan trasladar los profesionales del Sevilla, que está obligadísimo a recuperar el paso en la competición nacional después de un mes en el que ha caído hasta el séptimo puesto. Otra cosa es que ese mensaje cale en los jugadores hasta el punto de que esa esperanza lejana que aún mantienen de intentar la hazaña de ganar en Múnich marcando dos goles como mínimo no les impida tomarse el partido de este sábado en Balaídos como lo que es, un partido crucial, trascendental. En este sentido, David Soria ejerció de portavoz de la plantilla para emitir un mensaje claro: "Hay que pensar en la Liga porque tenemos por delante dos finales".

Se refiere, lógicamente, a los encuentros en Balaídos y en el Ramón Sánchez-Pizjuán, el sábado de Feria a mediodía, ante el Villarreal. El problema es que en medio está la visita al Allianz Arena, el miércoles, y esa pequeña espita de esperanza puede distraer lo justo para no salir en Balaídos a por todas.

El partido con el Sevilla es clave, es un rival muy fuerte, pero sólo pensamos en ganar"

El Sevilla no puede permitirse ni un tropiezo más en la Liga después de un mes de marzo aciago en el que ha disputado cuatro jornadas y sólo logró un triunfo, ante el Athletic en Nervión. Luego perdió en casa ante el Valencia, partido que antecedió a la proeza de Old Trafford, perdió en Leganés firmando un pésimo encuentro y empató tras el parón por los amistosos de selecciones ante el Barcelona, pese a gozar de infinidad de ocaiones para haber ganado con holgura. En definitiva, cuatro puntos de 12. El precedente de Leganés tras el triunfo de Old Trafford invita a centrar todas las energías en el partido con el Celta. Como si fuera otra final.

No caben más distracciones, ni hay mucho más margen de error, pues el equipo de Vincenzo Montella comenzó marzo como quinto clasificado, posición que recuperó el 28 de febrero con el triunfo en Málaga, y lo ha terminado como séptimo, tras ser adelantado por el Villarreal y el Betis. Por detrás lo acechan el Girona, que está a dos puntos con 44 y juega en Anoeta, y el Celta, con 40 puntos. Es decir, que si no gana se arriesga a caer al octavo puesto, fuera ya de las posiciones europeas, y de aumentar el cupo de equipos que van a luchar por la Liga Europa.

"La Champions está aparcada y en Liga tenemos que asegurar la Europa League como sea, ahora tenemos la primera final en Vigo, y luego de Balaídos tenemos otra con el Villarreal", insistió el meta madrileño del Sevilla. Pero sucede que el Celta busca el mismo objetivo y no es un partido sencillo el de Balaídos. "El partido contra el Sevilla es clave, sólo pensamos en ganar. Es un rival muy fuerte, con muy buenos jugadores, pero lo importante somos nosotros y sólo pensamos en ganar", replicó este jueves Wass.

El conjunto gallego tampoco ha tenido un buen mes de marzo pero sigue enganchado a la ilusión de meterse en la élite continental. El equipo de Juan Carlos Unzué afronta el partido espoleado en el amor propio después de concatenar tres partidos sin ganar. Su único triunfo en marzo fue ante Las Palmas (2-1). Y luego perdió en el Wanda Metropolitano (3-0), empató ante el Málaga en casa (0-0) y logró igualar en San Mamés (1-1). Desde el partido con el Athletic, en Vigo están preparando el partido como una "final". Han empleado este concepto los profesionales y han animado a su afición a tomárselo como tal, mientras el Sevilla ha estado centrado en el Bayern. Y esa diferencia se puede notar en el césped.

Balaídos no es un campo que se le haya dado históricamente bien al Sevilla. Allí ha jugado en Primera División un total de 45 encuentros, con 25 derrotas, 11 empates y 9 victorias. De esos nueve triunfos, eso sí, cuatro se han producido en el siglo XXI. Allí ganó dos temporadas seguidas con Joaquín Caparrós (entre 2001 y 2003, 1-2 y 0-1), volvió a hacerlo en la 06-07 (1-2) y repitió la temporada pasada (0-3, con tres goles de Iborra, que salió al rescate tras el descanso).

"Si somos listos tenemos que ir partido a partido. Todos los partidos de aquí al final son muy importantes: en Liga por la Europa League, la vuelta de cuartos de final de la Champions y la final de la Copa del Rey. No podemos quitar importancia a ninguna competición", resumió David Soria. Montella está obligado a afrontar el triple reto en abril e ir metiendo a más jugadores en su equipo base. Su primer reto este mes tan apretado es el Celta: "Es un equipo muy intenso, dinámico, con un jugador en un gran momento de forma como Iago Aspas y que tiene la necesidad de ganar también para acercarse a los puestos de Europa", dijo el meta. No jugará Maxi Gómez, autor del 0-1 en la primera vuelta (2-1), pero Iago Aspas siempre se motiva contra el Sevilla y lleva 16 goles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios