Sevilla FC Con Koundé de titular, invicto

  • El joven central, que hoy cumple 21 años, se confirma como el defensa de futuro en el que apostó Monchi, también por su versatilidad: ya ha jugado dos ratos de lateral, ante Atlético y Betis

Koundé hostiga a Loren en el derbi de este domingo. Koundé hostiga a Loren en el derbi de este domingo.

Koundé hostiga a Loren en el derbi de este domingo. / Antonio Pizarro

Poco a poco, a Monchi empieza a rodarle el proyecto ideado, si bien hay lagunas todavía en la revolución de la plantilla, como las dudas del reparto de roles en el puesto de delantero centro o el papel del fichaje más caro, Rony Lopes, hasta ahora con una participación marginal. En cambio, Koundé empieza a responder ya a las altas expectativas puestas en él cuando lo fichó este verano.

El joven central francés, fichado del Girondins de Burdeos por 20 millones más cinco en variables, se ha convertido en un pilar del equipo de Julen Lopetegui, tras unos inicios titubeantes propios de un defensa tan joven. Hoy martes ha cumplido 21 años, y sus compañeros lo han agasajado durante el entrenamiento lúdico del equipo en el Sevilla Superpaintball, en el Aljarafe. 

El crecimiento de Koundé es patente. También lo que aporta al equipo gracias a su versatilidad, pues ya lo ha utilizado Lopetegui como solución de emergencia como lateral derecho para reestructurar la línea defensiva en las segundas partes de los partidos ante Atlético y Betis. Y no desentonó, ni mucho menos.

Una prueba de su asentamiento es que con Koundé en la formación titular el Sevilla no conoce la derrota. En la Europa League, donde empezó jugando antes de su irrupción en la Liga, participó en las victorias sobre Qarabag (0-3), APOEL (1-0) y Dudelange (3-0). En Luxemburgo ya le dio descanso Lopetegui pues ya estaba en el equipo base de la Liga. 

En la Liga ha sido titular ante Real Sociedad (3-2), Levante (1-0), Getafe (2-0), Valencia (1-1), Atlético (1-1) y Betis (1-2). Su primera aparición fue en el debut liguero, cuando salió por Diego Carlos, lesionado, en el minuto 75 en Cornellá ante el Espanyol (0-2). Luego pasó al banquillo, ya que Lopetegui apostó de inicio por la pareja formada por Diego Carlos y Carriço

Posteriormente, apareció como suplente en Ipurúa, al sustituir en la segunda parte al lesionado Carriço. Y su irrupción en el campo, en frío, fue negativa: un error suyo por exceso de confianza en la salida y el posterior penalti que cometió dio inicio a la remontada del Eibar (3-2).

Aquello, empero, no condicionó negativamente su rendimiento ni su confianza. A sus 21 años recién cumplidos, Koundé ha demostrado tener una enorme personalidad, se rehízo de aquel feo borrón y cuando Carriço salió del equipo por la lesión en el pie, de la que aún no se ha recuperado, ha entrado en el equipo base con energía, seguridad y siendo clave para la fortaleza defensiva del equipo de Lopetegui.

En total, ha jugado 8 partidos de Liga, con 584 minutos, y tres de Europa League, con 270 minutos. Y parece que ha llegado al equipo para quedarse, como él mismo anunció, quizá con cierto engreimiento, en una entrevista concedida a este diario. En todo ese tiempo, 11 partidos y 854 minutos entre las dos competiciones, sólo ha visto una tarjeta amarilla, ante el Levante.

De su capacidad para sobreponerse a las adversidades y para sacar recursos es buena prueba la forma en la que evitó el gol del Atlético en el minuto 92, cuando, sobre la raya de gol, sacó primero el disparo de Morata a bocajarro y posteriormente retuvo el balón entre las piernas, pese al acoso de los atacantes atléticos. Salvó así el que habría sido sin duda el 1-2.

Este gesto pudo parecer anecdótico, pero también ilustra sobre la capacidad competitiva de un futbolista que, pese a su escasa altura, ya que sobrepasa por poco los 1,80 metros, tiene un gran salto y un buen juego aéreo, además de rapidez y capacidad para la marca y la anticipación, además de la calidad técnica para sacar la pelota, que al principio le costó algunas pérdidas de balón por ese exceso de confianza que muestra.

En el derbi de Heliópolis, con apenas 20 años aún, dio otra muestra de lo que puede ofrecer. Koundé está llamado a producir el necesario relevo generacional en la defensa sevillista. Ya forma una pareja de centrales con Diego Carlos que es de las más fiables del campeonato español.

Si además sirve como tapón en el lateral derecho, ante eventuales hemorragias, pues Lopetegui tiene otro recurso para sus variaciones y sus giros tácticos. Su buen hacer con el balón en los pies, su capacidad atlética y táctica y esa insospechada versatilidad para jugar de lateral (ayudado por no ser muy alto) son el anuncio de un buen valor del nuevo Sevilla de Monchi, en espera de que vaya alcanzando la madurez necesaria para un puesto de tanta responsabilidad como el de defensa central. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios