Sevilla - Levante | Copa del Rey

La previa: Dos prólogos inquietantes

  • El Sevilla recibe al Levante, un duelo a una sola bala, entre los polémicos ecos de la cita en el Bernabéu y tras un precedente liguero que pudo resabiar a los granotas

Fernando controla un balón entre Carriço y Munir en un entrenamiento. Fernando controla un balón entre Carriço y Munir en un entrenamiento.

Fernando controla un balón entre Carriço y Munir en un entrenamiento. / Antonio Pizarro

Llega el primer partido serio del nuevo formato de la Copa del Rey, a partido único, y lo hace donde el Sevilla se ha mostrado quizá menos fuerte, en su propio feudo. En la Liga, incluso después de empezar la segunda vuelta perdiendo en el Santiago Bernabéu, acumula el equipo de Julen Lopetegui más puntos fuera que en casa.

Y eso ya es un dato inquietante que minimiza el tradicional efecto de fortín del Ramón Sánchez-Pizjuán, sobre todo teniendo en cuenta que la visita del Levante es una cita sin redención posible. Todo se resolverá hoy y el control anímico de esa situación debe ser más importante que el siempre bienvenido hecho de jugar ante tu gente. De final ha vuelto a calificar el encuentro Julen Lopetegui y la presión a favor puede devenir en nervios en contra si se tuerce el partido ante el Levante.

Ése es el contexto de un encuentro cuya historia está por escribir pero que tiene dos prólogos de los que cabe recelar. Uno es inmediato y responde a los agrios ecos de la polémica del Real Madrid-Sevilla. Para paliar ese efecto negativo, entre la afición y el vestuario sevillista, José Castro zanjó en la presentación de En-Nesyri el asunto.

"En esta casa no se va a hablar más de este asunto", dijo taxativo tras defender a Monchi, que ejerció su derecho a réplica ante las andanadas recibidas desde las tribunas madrileñas por su airada protesta ante el enésimo entuerto del VAR.

Copa del Rey Copa del Rey

Copa del Rey / Infografía

El otro prólogo tiene menos de anímico y más de realidad deportiva. El Levante ya puso en muchos aprietos al Sevilla en la cita liguera, acaecida hace justo tres meses, el pasado 20 de octubre.

Mucho tiempo, podría pensarse, pero el equipo granota seguro que vuelve a Nervión con cierta lección aprendida, con el peligro sordo de un toro toreado. Aquel día, primer partido de Liga en el que De Jong no salió como titular, el holandés fue el salvador del Sevilla, con un poco ortodoxo remate de cabeza que tumbó la obstinada resistencia levantinista. Fue su particular redención luego de su noche negra en el Camp Nou, tras la que Lopetegui lo sentó en el banquillo.

Presentadas las circunstancias de las que llega rodeado el encuentro, toca relatar lo estrictamente técnico-táctico. Lopetegui sacará un equipo bastante titular en el que estarán seguro dos fijos en su once habitual: Banega, que debe cumplir sanción ante el Granada este sábado, y Ocampos, que ya la cumplimentó en el Bernabéu. En la portería estará Bono, como corresponde a la cita copera, y en la defensa también podría haber alguna variante, sobre todo tras la encendida defensa de Lopetegui de Sergi Gómez y Escudero y el mal partido de Koundé y Reguilón en el Bernabéu. Y en el ataque existe la curiosidad de cómo va a repartir los roles el guipuzcoano, a partir de ahora, entre De Jong, En-Nesyri y Munir.

Enfrente estará un Levante más pendiente de sus cuitas ligueras, con el sosiego de tener más que ganar que perder y con la lección aprendida. He ahí su peligro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios