Levante UD - Sevilla FC | La previa

Vuelve el colmillo de la Liga

  • Tras la terapéutica goleada ante el Standard, el Sevilla visita al correoso Levante

  • Machín debe solucionar el rompecabezas que se le plantea con la ausencia de medios defensivos

El Sevilla FC necesita con urgencia remontar el vuelo en la Liga. El Sevilla FC necesita con urgencia remontar el vuelo en la Liga.

El Sevilla FC necesita con urgencia remontar el vuelo en la Liga. / Julio Muñoz / EFE

Liga, Europa, Liga. Empieza ese carrusel, dulce por las aspiraciones que implica pero al tiempo mareante para muchos. Nunca fue fácil eso de darse un garbeo por Europa un jueves ante un equipo apenas conocido, y habitualmente inferior, y sólo tres días después –en este caso ni eso, al arrancar lo de hoy a mediodía– volver a la oficina para litigar con cierto aire rutinario.

Hay que saber conllevarlo. Los realmente poderosos, los equipos bien estructurados, son los que negocian esas curvas tan seguidas y mantienen las expectativas intactas. Este Sevilla de Pablo Machín, también de José Castro y de Joaquín Caparrós, anda en ello. Pretende compaginar con competitividad todos los frentes como ya hicieron en su día esos sólidos y a la vez talentosos equipos que adiestraron Juande Ramos, Manolo Jiménez o Unai Emery. Pero de momento, el algodón se ennegrece a la primera pasada.

Que se te lesionen cuatro jugadores en apenas un mes invita a buscar al gafe. Y que de esos contratiempos tres obedezcan a fracturas óseas de brazo aconseja contratar al mejor detective privado del orbe para que desenmascare al mufa cuanto antes. Lo de Escudero podía pasar, aunque Raba se lo pudo ahorrar, lo de Mercado fue un lance del juego como tantos, aunque algún supersticioso seguro que se removió en su asiento en cuanto vio al argentino salir del terreno de juego del Benito Villamarín en camilla; días después, los supersticiosos no se pudieron reprimir más con la fortuita lesión de peroné de Gonalons en un entrenamiento. La mala suerte sevillista era un hecho. En Nervión ya estaban legitimados para llorar.

Pero lo de Amadou cruzó los límites imaginables. Machín no supo ni cómo reaccionar en su área técnica cuando el francés de origen camerunés era evacuado a los 11 minutos del partido contra el Standard con su codo derecho luxado.

La baja de Gonalons fue una violenta zancadilla cuando el Sevilla trataba de acelerar en la asimilación del plan. El francés, con sus tablas y jerarquía, está destinado a ser un contrafuerte en la medular. Y el mal desempeño defensivo de la pareja Roque Mesa-Banega ante el Getafe hizo providencial la entrada de Amadou ante el Standard de Lieja.

Alineaciones Levante-Sevilla. Fuente: elaboración propia. Alineaciones Levante-Sevilla. Fuente: elaboración propia.

Alineaciones Levante-Sevilla. Fuente: elaboración propia. / Dpto. de Infografía

Esa nueva zancadilla, aún más grave por ser la cuarta tan seguida, ha puesto a Machín ante un retorcido rompecabezas. ¿Cómo armar un centro del campo sólido, competitivo en el fundamental apartado del quite y la presión? Alguien puede susurrarle al soriano que puede cambiar de sistema, dejar dos centrales y meter a Carriço como pivote defensivo para adelantar unos metros a Banega, como hacía Unai Emery para sacarle el máximo jugo al mago argentino –entonces, éste se alternaba con Iborra en posiciones ofensivas, siempre con Krychowiak barriendo por detrás–. Pero Machín tiene muy claro que si ha dado el salto de Girona a Sevilla, ha sido por la solvencia de su esquema de cinco defensas, así que... a mesarse la barba ante el rompecabezas.

Cotejando el rendimiento de Carriço ante el Standard y el de Gnagnon ante el Getafe está claro quién esgrime más argumentos para la titularidad este mediodía en Valencia, pero en apenas tres días asoma por Nervión todo un Real Madrid, que además llegará con un entrenador ávido de títulos y que sabe que está prohibido descuidarse en la Liga, así que Machín tendrá que componer el once de hoy mirando de reojo al muy exigente partido del miércoles.

Arana dio más ante los belgas que Aleix Vidal ante el Getafe en el carril izquierdo, lo mismo que Promes ante Nolito, y Ben Yedder reivindica un mayor protagonismo de la mejor manera, haciendo goles o dándolos. No es difícil espigar los jugadores más en forma, pero hay que repartir los esfuerzos. Y si a Machín se le va la mano con las rotaciones, ganar al Levante que tan bien ha armado Paco López se puede convertir en una quimera. Sobre el papel, los granotas van a morder más que el Standard. Vuelve la Liga con sus colmillos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios