Vicente iborra. capitán del Sevilla

"Se habló de que podíamos ganar la Liga y no nos vino nada bien"

  • Iborra analiza una "temporada rara y dura" en la que Sampaoli, "todo un profesional", inculcó una ilusión que llevó a luchar por las más altas metas

  • Valora el cuarto puesto pese a que "ha habido muchos factores externos"

Iborra durante la entrevista Iborra durante la entrevista

Iborra durante la entrevista / J.A. García

Comentarios 1

-Como capitán del equipo, ¿qué balance hace de la temporada?

-Ha sido una temporada rara. Al final hemos conseguido un objetivo importante en la Liga, entrando en la Liga de Campeones, algo que no se hacía desde hace siete años, y es de valorar, es un paso adelante. En Champions teníamos el objetivo de pasar la fase de grupos, podíamos ser superiores y eliminar al Leicester y de ahí queda la mala sensación de haber sido eliminados. Y en Copa te elimina el Madrid. Fríamente, hemos mejorado en Liga respecto a años anteriores; en Champions hemos dado un paso más, pero queríamos más. Hay cosas buenas con las que quedarse, y de las demás, aprender y solucionar lo que no se hizo bien.

-Ese gran logro de quedar cuarto ha llegado con sordina...

-Sí, todo viene de las altas expectativas que tuvimos desde el principo. Se habló de que podíamos ganar la Liga y eso no nos vino nada bien. No hemos podido seguir el ritmo de los de arriba, nos hemos mantenido ahí. Estamos cerca del Atlético, con el potencial que tiene. Podemos pelear con los grandes, pero nos ha faltado ese pasito más. El año que viene hay que intentar conseguir lo que no se ha conseguido. Nos quedamos con el regusto amargo de no haber dado un paso más en la Champions, teníamos recursos.

-Segunda mejor puntuación de la historia... Las sensaciones no se pueden inducir, ¿verdad?

-En los últimos años hablamos en mayo de un título, o de dos finales el año pasado. Nos hemos acostumbrado a cotas muy altas y cuando la exigencia es tan alta parece que todo ha sido un fracaso, en vez de valorar lo que se hizo y lo actual. Somos los primeros que queremos conseguir éxitos y títulos, pero todos los años no se pueden ganar títulos.

-Faltó ese momento puntual de comunión con la afición...

-En el momento decisivo hubo ese problema también de que se dejó de animar y los resultados no llegaban. Ojalá que no vuelva a ocurrir. Siempre hemos sentido el aliento de la afición y hemos entendido cuando han decidido no animar. Hemos intentado que ese problema se solucionase lo antes posible. Con nuestra gente somos más fuertes.

-Fue un viaje con turbulencias.

-Este año se ha hablado de muchas cosas. Cuando se habla más de factores externos a lo deportivo no suele ser positivo. Nos hemos intentado aislar de todo para buscar los más altos objetivos.

-¿Están dolidos por haber dejado escapar el tercer puesto?

-Sí, evidentemente. Hemos estado mucho tiempo arriba y hasta el bajón no habíamos tenido ninguna mala racha típica. Nos llegó en ese momento y hay que aprender. Ojalá el año que viene tengamos más regularidad.

"Nos quedamos con el regusto amargo de no haber dado un paso más en la Champions, teníamos recursos"

-¿Cree que Monchi se despidió en el momento adecuado?

-Fuera cual fuera el momento no iba a ser bueno. El año pasado cuando intentó marcharse quedó la duda de cuándo lo iba a hacer. Terminó la temporada y había una planificación que hacer; antes del mercado de diciembre también sería difícil que se hubiese marchado; y luego viene la época en que se va, ya no podía dejarlo pasar más. Lo ha hecho de la mejor manera que ha creído, mirando por el bien del club.

-Se arregló lo de los Biris... ¿tendrá arreglo el poco cariño de los comités hacie el Sevilla?

-Por el bien del Sevilla se solucionó y se vio que todos juntos somos más fuertes. En cuanto a los comités... Lo tengo claro, no veo diferente lo que ocurre aquí a lo que ocurre en otros lugares. Parece que nuestro estadio sea el foco de atención. No estoy a favor de los insultos en el fútbol, pero debe tratarse a todos por igual.

-Si era una campaña orquestada para desestabilizar lo logró...

-Sí, es un factor más que no nos vino bien. Hay que valorar que somos más fuertes unidos, esa unión no la pueden romper desde fuera.

-¿De qué forma ha influido el asunto de Sampaoli y la AFA?

-Él en ningún momento nos ha hablado de Argentina ni de marcharse, él simplemente nos hablaba de conseguir los objetivos con el Sevilla, objetivos muy ambiciosos. Yo creo que a él no se le puede achacar nada; lo que ocurre detrás, en Argentina o en su entorno, lo desconocemos. Pero si tengo que valorar su actitud con nosotros diariamente, hablando sólo del Sevilla, para mí ha sido todo un profesional.

"Sampaoli en ningún momento nos habló de Argentina, sólo del Sevilla, a él no se le puede achacar nada"

-¿Qué sensación le deja?

-Como todos los entrenadores, todos son peculiares. A partir de ahí, nos ha hecho ilusionarnos, ser ambiciosos, creer en altos objetivos, y nos ha instaurado una filosofía que ha gustado mientras nos han ido bien las cosas. Luego surgieron dudas y parecía que todo era malo, pero nos metió en la cabeza una exigencia máxima y logró un cuarto lugar que hacía mucho que no se lograba. Tiene su filosofía, muere con ella y no va a cambiar sus ideas porque a alguien no le guste.

Vicente Iborra. Vicente Iborra.

Vicente Iborra. / José Ángel García

-¿Aparte del palo de Leicester, cree que se le hizo larga la temporada al equipo? ¿Quizá no calculó bien los tiempos un cuerpo técnico debutante en Europa?

-No creo que sea así. Cuando nos vino el bajón nosotros miramos los datos, y eran similares a los de los demás equipos o a las referencias de otras temporadas: kilometraje, alta intensidad... Según los datos físicos no era el problema. Lo achacamos a que era la típica mala racha. En el parón de marzo recargamos pilas y tuvimos una racha buena de resultados. No creo que fuera algo físico.

-¿Y hubo fatiga anímica por estar luchando arriba en la Liga?

-Puede ser, puede ser. Ha sido una temporada muy dura. Hemos peleado con los dos grandes y ves que te descuelgas. Y ves que el Atlético viene por detrás y te está cogiendo... Pero son 38 jornadas y había que llegar vivos al final. Y aguantamos, pese a que parecía que nos iban a coger los de atrás.

-¿Quizá faltó realismo y tranquilidad al final de la excepcional primera vuelta? Y las salidas a los grandes estadios era en la segunda vuelta...

-Sabíamos que quedaba una vuelta entera. Nos habíamos ganado el derecho a ilusionarnos. De puertas para dentro no pensábamos que íbamos a ganar la Liga, pero íbamos a pelear ahí arriba. Hemos hecho todo lo posible, pero mantener ese ritmo no es nada fácil. Y al final logramos el objetivo marcado al principio.

-Hubo un momento de gran efervescencia en torno al Sevilla.

-Sampaoli logró ilusionarnos con resultados y con un buen juego. Por eso nos queda ese sabor agridulce. Los resultados, para las expectativas que teníamos, no han sido acordes.

-Un estilo ofensivo en contraste con la carencia defensiva.

-Cuando tú exiges apretar arriba con mucha gente por delante del balón creas unos riesgos atrás. Y hay que estar preparados para subsanarlo. Los errores atrás cuestan goles y puntos. Es el riesgo que tenía esta filosofía y no había más que seguir adelante con ella.

-Riesgo desde la planificación: sólo dos laterales específicos...

-Quizá nos ha faltado gente por fuera, Sarabia y Vitolo han actuado como laterales y lo han hecho bien. Teníamos muchos jugadores por dentro y a lo mejor carecíamos de gente por fuera.

Iborra, durante la entrevista en la ciudad deportiva. Iborra, durante la entrevista en la ciudad deportiva.

Iborra, durante la entrevista en la ciudad deportiva. / José Ángel García

-Desde que se fue Monchi, ¿qué tal con Óscar Arias?

-El club ha sido inteligente manteniendo esa estructura continuista que tantos resultados ha dado. No ver a Monchi por aquí se hace difícil, era nuestra ayuda y nuestro apoyo, en cualquier aspecto, pero hay que darle toda la confianza a Óscar y su equipo. Aunque no esté Monchi van a hacer un buen trabajo porque la estructura la tienen. Son dos personas muy tranquilas, que viven el club con mucha pasión y tienen muchos conocimientos del fútbol. A día de hoy tenemos un contacto muy fluido con Óscar e irá reemplanzando la figura de Monchi. No hubo diferencia.

"Cuando nos vino el bajón miramos los datos físicos y eran similares a otros años, ése no fue el problema"

-Parece que Berizzo es el elegido para sustituir a Sampaoli.

-Suena con fuerza Berizzo y es una realidad. Es un entrenador que conoce la Liga, como técnico y como jugador, con experiencia, tiene una idea de juego muy definida y si es el que tiene que venir lo acogeremos y lo ayudaremos para que tenga éxito.

-¿Ha hablado con él alguna vez? ¿Lo felicitó cuando su hat-trick en Vigo?

-No era momento para él de hacerlo (risas). No he hablado nunca con él, sólo de enfrentarnos.

-Lleva tres Ligas seguidas marcando siete goles...

-Es una cifra importante de goles, porque ayuda al equipo. Pero yo valoro más al final de temporada los partidos que he jugado y desde que llegué he disputado 40 o más partidos por temporada. Y es lo que buscaba desde el principio, desde que llegué: devolver esa confianza que depositó en mí en el campo.

-Tuvo un pie en el Sunderland.

-Sí, estuvo a punto de concretarse, pero iba a hacerse sin que ninguna de las partes estuviese convencida. Al final todos nos pusimos de acuerdo y seguimos de la mano. Estoy donde quería estar y no me planteo nada más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios