Sevilla FC

Cuando la oportunidad le gana a la necesidad

  • El fichaje de Arana responde a una apuesta de mercado más que a los retoques que aconseja la planificación

Guilherme Arana (en el centro) celebra un gol a Uruguay con la camiseta de Brasil en el Sudamericano sub 20. Guilherme Arana (en el centro) celebra un gol a Uruguay con la camiseta de Brasil en el Sudamericano sub 20.

Guilherme Arana (en el centro) celebra un gol a Uruguay con la camiseta de Brasil en el Sudamericano sub 20. / José Jácome / efe

Si muchos sevillistas han puesto el grito en el cielo al comprobar que el primer movimiento de la dirección deportiva en la apertura del mercado en enero va a ser el fichaje de un tercer lateral izquierdo cuando hay otras posiciones con evidentes carencias, también se ilusionan con la posibilidad de disfrutar de uno de los futbolistas más emergentes del globo. Guilherme Arana se ha convertido en el objetivo número uno del Sevilla, que ha avanzado notablemente para adelantarse a la competencia y que tiene a tiro esta joven promesa del fútbol brasileño codiciada por todos los grandes de Europa.

Evidentemente, el precio no es barato, pero si la entidad nervionense descartó moverse en los parámetros que el mercado dictaba en verano, ahora ha visto la oportunidad idónea y Óscar Arias se ha lanzado a por el futbolista del Corinthians aun a riesgo de dejar de lado lo que en fútbol se llama operaciones de rendimiento inmediato.

Tras el primer tercio de la Liga transcurrido, ha quedado claro que el Sevilla necesita cubrir huecos sobre todo en el centro de la defensa, donde las lesiones de larga duración de Pareja y Carriço (ambos pasaron por el quirófano) tienen debilitada una línea fundamental en la construcción de un equipo como bloque. También se ha comprobado que hay un déficit importante y preocupante de gol, aunque la costosa inversión realizada en Muriel admitiría la discusión sobre la idoneidad o no de un gasto añadido y no precisamente chico en un delantero de garantías que compitiera con el colombiano y con Ben Yedder. Por último, también se podría debatir la necesidad de incorporar un lateral derecho, demarcación en la que Berizzo sólo tiene al francés Corchia, más ahora cuando las bajas en el eje de la defensa pueden hacer que Mercado tenga que jugar algunos partidos de central.

Todo eso son retoques que la competición ha señalado como necesidades a la planificación inicial, sin olvidar que el mercado también puede erosionar en el sentido contrario al Sevilla, es decir, que lleguen ofertas irrechazables por algunos de sus futbolistas más en forma o que el riesgo siempre latente del pago de una cláusula de rescisión cristalice en una realidad.

El movimiento por Arana obedece, como ha quedado dicho, a una situación distinta. Considerado en muchos foros como el futuro Marcelo en el fútbol brasileño, el precio del lateral del Corinthians ha bajado de los 18 ó 19 millones de euros a una cifra más asumible para un club como el Sevilla, que ha aprovechado en esta ocasión ser posiblemente el que más tiempo lleva en la operación. Si precisamente en el caso de Marcelo no hay que olvidar que el Sevilla lo tienía atado en unas circunstancias similares a las de ahora con Arana, tras un Sudamericano sub 20, y el Real Madrid hizo valer su mayor potencial financiero, el Sevilla debe dar pasos firmes ya para ahuyentar intrusos.

La multipropiedad que confluye en los derechos económicos del jugador del Corinthians ha permitido que el Sevilla ponga de acuerdo a varias partes para que sus derechos federativos puedan ser traspasados a la Federación Española (RFEF) en su nombre. Según lo anunciado en Brasil, el Sevilla abonará unos 11 millones de euros por el 80% de sus derechos, cifra más asumible técnicamente en sus asientos contables que los 18 del pasado verano, estando además la ventaja de que al Corinthians, que tiene muy cerca ganar el Brasileirao, le causa menos trastorno deportivo una venta a partir de diciembre cuando la competición en su país ya ha terminado.

Otra cuestión será las consecuencias de la inscripción de Arana una vez sea oficial su fichaje ya sea para la Liga o para la Champions. Todo apunta a que Carole, cedido, vuelva a Turquía, pero el problema puede venir en la lista europea, en la que la UEFA sólo permite dos cambios. Walter Montoya, extracomunitario, tiene papeletas para salir, pero el Sevilla deberá liberar más fichas si también acomete otras incorporaciones. Básicamente, siempre tendrá que sacar de esa lista a uno más de los refuerzos que lleguen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios