Liga 1/2/3

Un punto que refuerza (1-1)

  • El Sevilla Atlético consigue un empate' in extremis' ante el Lugo gracias a un gol de Marc Gual en la prolongación. La salvación se cuece a fuego lento.

Un momento del partido Un momento del partido

Un momento del partido / Juan Carlos Muñoz

La salvación del Sevilla Atlético sigue tomando forma. Lo hace de forma lenta, cociéndose despacio, pero cuenta con una base importante cocinada en la primera parte de la temporada, en la que llegó a coliderar la clasificación. Ahora, desde la zona media, el equipo de Diego Martínez trata de encontrarse a sí mismo debajo de la alargada sombra de Borja Lasso, en un manto de oscuridad marcado por la ausencia del mediapunta en el que ninguno es capaz de encender la luz para alumbrar a sus compañeros.

Un punto, gestado gracias a un buen gol de Marc Gual en la prolongación, quien volvía a jugar después de cinco encuentros sin disputar minuto alguno, sirvió para certificar un empate que ayuda a acercar al equipo al objetivo final, que no es otro que en la salvación. Sin embargo, no hay que olvidar que el equipo lleva cuatro encuentros sin conseguir la victoria.

El plan de contención propuesto por el Lugo se dejó ver desde el primer minuto. Y Luis César Sampedro estuvo a punto de salirse con la suya. La presión propuesta por el equipo gallego apenas dejó generar juego fluido a los sevillistas. Una faceta ya de por sí lastrada por la ausencia de Borja Lasso y apenas interpretada por el resto de compañeros.

Se pusieron el mono de trabajo los franjirrojos, con un intenso juego defensivo, tratando de restar en su generación. Así también, y bajo la intensa lluvia que cayó durante gran parte de la primera mitad, apenas se vio fútbol. Sólo un par de acercamientos, ninguno excesivamente peligroso, en el que sólo un par de cesiones a los porteros, con sus respectivos sustos por lo rápido del terreno de juego, creó algo de tensión sobre el césped.

Ante la falta de generadores de juego, ambos equipos apostaban por el fútbol directo, contragolpes tras recuperaciones y las jugadas a balón parado; ninguno de los equipos quería perder y esa tensión se notaba en el Sánchez-Pizjuán.

Los bostezos comenzaban a dejarse notar por el coliseo sevillista. Sin embargo, todo cambió tras el paso por vestuarios. Tras un primer tiempo parco en ocasiones, la segunda mitad sí se abrió algo más. Ambos equipos buscaron sin cuartel la portería rival, proponiendo un encuentro mucho más atractivo para los espectadores. Los contraataques se tornaban las herramientas que utilizaban los equipos para golpearse mutuamente.

El primer acercamiento realmente peligroso del partido llegó pasados los diez minutos de esta segunda parte. Pozo recuperó una pelota por banda derecha y avanzó hasta llegar a colgar su centro a Carrillo, quien no consiguió rematar correctamente a portería. Con el Lugo bien arropado atrás, el Sevilla Atlético comenzaba a tener algo más de protagonismo. Ivi, muy fallón, intentó sorprender con un disparo que casi se cuela por la escuadra, ante el que Juan José, meta del equipo lucense, respondió con acierto para enviarla a córner.

Y ya lo dice el refrán futbolero, un córner mal sacado, es una contra segura para el rival. Y en este contraataque llegó el gol del rival. Un pelotazo desde su área de Pita lo controló en tres cuartos de cancha de forma espectacular Campillo, quien aguantó lo justo para esperar la llegada del central Ignasi Miquel desde atrás. El zaguero catalán se plantó delante de Caro y lo batió con su zurda para hacer el tanto. No se desesperó de primeras el Sevilla Atlético tras recibir el gol y continuó buscando la meta rival. Curro, con un disparo lejano lo intentó. Sin embargo, la sentencia pudo llegar, cómo no, en otro contraataque que esta vez Campillo no acertó a rematar con acierto.

Aunque los partidos no acaban hasta que el árbitro no decreta el final. Y menos para un filial como es este Sevilla Atlético, que encontró el gol en la prolongación. Matos centró la pelota desde la banda izquierda, la defensa despejó la pelota y le cayó a Marc Gual, quien disparó con fuerza para colocar el empate y reivindicarse, tras cinco partidos sin jugar, con el tanto del empate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios